VIDA O MUERTE

VIDA O MUERTE

la-verdad-para-hoy

12/26/2016

O por vida o por muerte. (Filipenses 1:20)

alimentemos_el_almaEl apóstol Pablo no conocía los detalles del plan de Dios para su vida, pero confiaba en Él, ya significara vida o muerte. Más adelante dijo: “De ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor; pero quedar en la carne es más necesario por causa de vosotros” (vv. 23-24). Pablo prefería el gozo de estar en la presencia de Cristo en el cielo, pero al parecer pensaba que el Señor le permitiría vivir porque sabía que los filipenses lo necesitaban.

 Pablo se regocijaba porque sabía que Cristo sería exaltado en su vida o en su muerte. Si vivía, estaría en libertad para predicar y edificar la iglesia. Si moría, sería ejecutado por el nombre de Cristo, y su fe constante serviría de trofeo de la gracia de Cristo. A Pablo no le importaban sus dificultades, sus detractores, y ni siquiera la posibilidad de su muerte, sino que se siguiera predicando el evangelio y se glorificara al Señor.

 Al igual que Pablo, usted no conoce los planes específicos de Dios para su vida. Pero algo de lo que puede estar seguro es que, en la vida o en la muerte, usted puede glorificar a Cristo.

Disponible en Internet en: http://www.gracia.org
DERECHOS DE AUTOR © 2012 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros (http://www.gracia.org/acercaDeGAV.aspx?page=derechos).

“Pasión por la iglesia”

“Pasión por la iglesia”

imgres-1

Sugel Michelén

 

sugel100x100Sugel Michelén es pastor en la Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo en Santo Domingo, República Dominicana, durante más de 30 años. Tiene la responsabilidad de predicar la Palabra regularmente en el día del Señor. Tiene una Maestría en Estudios Teológicos y es autor de varios libros y publica regularmente artículos en su blog “Todo Pensamiento Cautivo”.

Él es instructor asociado en la Universidad Wesleyana en Indiana (IWU); enseña Filosofía en el Colegio Cristiano Logos; y durante 10 años, ha sido profesor regular de la Asociación Internacional de Escuelas Cristianas (ACSI) para América Latina.

El pastor Michelén, junto a su esposa Gloria tiene tres hijos y cuatro nietos.

Inicio

SIN EXCUSAS

SIN EXCUSAS

images

 Pablo Martini
Programa No. 2016-12-26

alimentemos_el_almaMuchas personas se auto marginan de las cosas de Dios porque piensan que eso no es para ellos, que nunca lograrán salir del estado de vida en el que se encuentran. Pero déjame mencionarte algunos que, tuvieron el discernimiento para mirar más alto que sus propios temores. Jacob era un tramposo. Pedro tenía un temperamento fuerte. David, un romance fuera de su matrimonio. Noé se embriagó. Jonás huyó de Dios. Pablo era un asesino. Gedeón, un inseguro. María una chismosa. Marta se deprimía con frecuencia. Tomás dudaba siempre. Sara era muy impaciente. Elías tenía mal humor y se irritaba fácilmente. Moisés era tartamudo. Zaqueo era imposibilitado físicamente. Abraham, para muchos un viejo acabado. Lázaro ¡estaba muerto! Te pregunto: ¿cuál es, ahora, tu excusa para no seguir y servir a Dios?… Esta lista podría extenderse páginas y páginas, mencionando hombres y mujeres que, aunque devaluados, humanamente hablando, en las manos de Dios llegaron a ser de impacto para su generación. Creo que la clave está en esas simples palabras que acabas de leer: “llegaron a ser”. Desde el momento que decides presentarte ante Dios con el deseo de ser parte de su obra, debes saber que entras en un proceso a largo tiempo. Mientras dure ese proceso Dios tratará con tus temores y traumas del pasado pero debes saber que los resultados no serán inmediatos.

En el Reino de Dios, lo único instantáneo será nuestro traslado de este suelo al cielo “en un abrir y cerrar de ojos”. De ahí, todo lo demás implica tiempo. Mayormente tiempo de lidiar con mis temores, mis complejos, mis traumas y limitaciones, propias o impuestas, pero que se nos meten en nuestro ser y nos hacen creerle al mentiroso del diablo, el mentiroso de siempre, que nos dice: “Tú nunca podrás lograrlo”. No le creas. Todo lo puedes en Cristo si dejas que Él te fortalezca, sane tu quebrantado corazón y haga de ti ¡una nueva criatura!!!

PENSAMIENTO DEL DÍA:

Dios no llama a los capacitados, capacita a los llamados.

Disponible en Internet en: http://www.labibliadice.org

Contenido publicado con autorización de:
La Biblia Dice
Av.Galo Plaza Lasso N63-183 y de los Cedros
Telf. 00593-2-2475563
Quito-Ecuador

Visión del trono de Dios

Apocalipsis 4-6

9781586403546

Visión del trono de Dios

alimentemos_el_alma4 Después de esto miré, y vi[a] una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que yo había oído, como sonido de trompeta que hablaba conmigo, decía: Sube acá y te mostraré las cosas que deben suceder después de éstas. Al instante estaba yo en el Espíritu[b], y vi[c] un trono colocado en el cielo, y a uno sentado en el trono.Y el que estaba sentado era de aspecto semejante a una piedra de jaspe y sardio[d], y alrededor del trono había un arco iris[e], de aspecto semejante a la esmeralda. Y alrededor del trono había veinticuatro tronos; y sentados en los tronos, veinticuatro ancianos vestidos de ropas blancas, con coronas de oro en la cabeza. Del trono salían relámpagos, voces[f] y truenos; y delante del trono había siete lámparas de fuego ardiendo, que son los siete Espíritus de Dios. Delante del trono había como un mar transparente semejante al cristal; y en medio del trono y alrededor del trono, cuatro seres vivientes llenos de ojos por delante y por detrás. El primer ser viviente era semejante a un león; el segundo ser era semejante a un becerro; el tercer ser tenía el rostro como el de un hombre, y el cuarto ser era semejante a un águila volando. Y los cuatro seres vivientes, cada uno de ellos con[g] seis alas, estaban llenos de ojos alrededor y por dentro, y día y noche no cesaban de decir[h]:

Santo, Santo, Santo, es el Señor Dios,

el Todopoderoso, el que era, el que es y el que ha de venir.

Y cada vez que[i] los seres vivientes dan gloria, honor y acción de gracias al que está sentado en el trono, al que vive por los siglos de los siglos, 10 los veinticuatro ancianos se postran[j] delante del que está sentado en el trono, y adoran[k] al que vive por los siglos de los siglos, y echan[l] sus coronas delante del trono, diciendo:

11 Digno eres, Señor y Dios nuestro, de recibir la gloria y el honor y el poder, porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen[m] y fueron creadas.

El Cordero y el libro de los siete sellos

Y vi en la mano derecha del que estaba sentado en el trono un libro[n] escrito por dentro y por fuera[o], sellado con siete sellos. Y vi a un ángel poderoso[p] que pregonaba a gran voz: ¿Quién es digno de abrir el libro y de desatar sus sellos?Y nadie, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra, podía abrir el libro ni mirar su contenido[q]. Y yo lloraba mucho, porque nadie había sido hallado digno de abrir el libro ni de mirar su contenido[r]. Entonces uno de los ancianos me dijo*: No llores; mira, el León de la tribu de Judá, la Raíz de David, ha vencido para abrir el libro y sus siete sellos. Miré, y vi entre el trono (con los cuatro seres vivientes) y los ancianos[s], a un Cordero, de pie, como inmolado, que tenía siete cuernos y siete ojos, que son los siete Espíritus de Dios enviados por toda la tierra. Y vino, y tomó el libro de la mano derecha del que estaba sentado en el trono. Cuando tomó el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianosse postraron delante del Cordero; cada uno tenía un arpa y copas[t] de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos. Y cantaban* un cántico nuevo, diciendo:

Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos, porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre compraste[u] para Dios a gente de toda tribu, lengua, pueblo y nación.

10 Y los has hecho[v] un reino y sacerdotes para nuestro Dios; y reinarán[w] sobre la tierra.

11 Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono y de los seres vivientes y de los ancianos; y el número de ellos era miríadas de miríadas, y millares de millares, 12 que decían a gran voz:

El Cordero que fue inmolado digno es de recibir el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, el honor, la gloria y la alabanza.

13 Y a toda cosa creada que está en el cielo, sobre la tierra, debajo de la tierra y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir:

Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el dominio por los siglos de los siglos.

14 Y los cuatro seres vivientes decían: Amén. Y los ancianos se postraron y adoraron[x].

Los primeros cuatro sellos

Vi cuando el Cordero abrió uno de los siete sellos, y oí a uno de los cuatro seres vivientes que decía, como con voz de trueno: Ven[y]. Miré, y he aquí, un caballo blanco; y el que estaba montado en él tenía un arco; se le dio una corona, y salió conquistando y para conquistar.

Cuando abrió el segundo sello, oí al segundo ser viviente que decía: Ven.Entonces salió otro caballo, rojo; y al que estaba montado en él se le concedió quitar la paz de la tierra y que los hombres se mataran unos a otros; y se le dio una gran espada.

Cuando abrió el tercer sello, oí al tercer ser viviente que decía: Ven. Y miré, y he aquí, un caballo negro; y el que estaba montado en él tenía una balanza en la mano. Y oí como una voz en medio de los cuatro seres vivientes que decía: Un litro[z] de trigo por un denario[aa], y tres litros[ab] de cebada por un denario[ac], y no dañes el aceite y el vino.

Cuando abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto ser viviente que decía: Ven. Y miré, y he aquí, un caballo amarillento[ad]; y el que estaba montado en él se llamaba Muerte; y el Hades[ae] lo seguía. Y se les dio autoridad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con pestilencia[af] y con las fieras de la tierra.

El quinto sello

Cuando el Cordero abrió el quinto sello, vi debajo del altar las almas de los que habían sido muertos a causa de la palabra de Dios y del testimonio que habían mantenido; 10 y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, oh Señor[ag] santoy verdadero, esperarás para juzgar y vengar[ah] nuestra sangre de los que moran en la tierra? 11 Y se les dio a cada uno una vestidura blanca; y se les dijo que descansaran un poco más de tiempo, hasta que se completara también el númerode sus consiervos y de sus hermanos que habrían de ser muertos como ellos lo habían sido.

El sexto sello

12 Vi cuando el Cordero abrió el sexto sello, y hubo un gran terremoto, y el sol se puso negro como cilicio hecho de cerda, y toda la luna se volvió como sangre, 13 y las estrellas del cielo cayeron a la tierra, como la higuera deja caer sus higos verdes al ser sacudida por un fuerte viento. 14 Y el cielo desapareció[ai] como un pergamino[aj] que se enrolla, y todo monte e isla fueron removidos de su lugar. 15 Y los reyes de la tierra, y los grandes, los comandantes[ak], los ricos, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; 16 y decían* a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros y escondednos de la presencia[al] del que está sentado en el trono y de la ira del Cordero, 17 porque ha llegado el gran día de la ira de ellos, ¿y quién podrá[am]sostenerse[an]?

Notas al pie:

  1. Apocalipsis 4:1 Lit., he aquí
  2. Apocalipsis 4:2 O, en espíritu
  3. Apocalipsis 4:2 Lit., he aquí
  4. Apocalipsis 4:3 O, cornalina
  5. Apocalipsis 4:3 O, una aureola
  6. Apocalipsis 4:5 O, ruidos
  7. Apocalipsis 4:8 Lit., teniendo
  8. Apocalipsis 4:8 Lit., no tienen descanso, diciendo:
  9. Apocalipsis 4:9 Lit., Y cuando
  10. Apocalipsis 4:10 Lit., se postrarán
  11. Apocalipsis 4:10 Lit., adorarán
  12. Apocalipsis 4:10 Lit., echarán
  13. Apocalipsis 4:11 O, eran
  14. Apocalipsis 5:1 O, rollo y así en el resto del cap.
  15. Apocalipsis 5:1 O, el anverso y el reverso
  16. Apocalipsis 5:2 O, fuerte
  17. Apocalipsis 5:3 Lit., ni mirarlo
  18. Apocalipsis 5:4 Lit., ni mirarlo
  19. Apocalipsis 5:6 Lit., Y vi en medio del trono, y de los cuatro seres vivientes, y en medio de los ancianos
  20. Apocalipsis 5:8 O, tazones
  21. Apocalipsis 5:9 O, redimiste; algunos mss. dicen: nos ha comprado
  22. Apocalipsis 5:10 Algunos mss. posteriores dicen: nos has hecho
  23. Apocalipsis 5:10 Algunas versiones dicen: reinaremos
  24. Apocalipsis 5:14 Algunas versiones agregan: al que vive por los siglos de los siglos
  25. Apocalipsis 6:1 Algunos mss. agregan: y ve; también en los vers. 3, 5 y 7
  26. Apocalipsis 6:6 Gr., khoinix; i.e., medida de capacidad equivalente aprox. a un litro
  27. Apocalipsis 6:6 Un denario valía aprox. 4 gramos de plata, o el equivalente al salario de un día
  28. Apocalipsis 6:6 Gr., khoinix; i.e., medida de capacidad equivalente aprox. a un litro
  29. Apocalipsis 6:6 Un denario valía aprox. 4 gramos de plata, o el equivalente al salario de un día
  30. Apocalipsis 6:8 O, de color muy pálido
  31. Apocalipsis 6:8 I.e., la región de los muertos
  32. Apocalipsis 6:8 O, muerte
  33. Apocalipsis 6:10 O, Dueño
  34. Apocalipsis 6:10 Lit., no juzgas y vengas
  35. Apocalipsis 6:14 Lit., se separó
  36. Apocalipsis 6:14 Lit., rollo o libro
  37. Apocalipsis 6:15 Gr., quiliarcas; i.e., oficiales militares romanos al mando de mil soldados
  38. Apocalipsis 6:16 Lit., del rostro
  39. Apocalipsis 6:17 Lit., puede
  40. Apocalipsis 6:17 O, mantenerse en pie
La Biblia de las Américas (LBLA)Copyright © 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation