LA GRACIA DE CRISTO PARA LOS PECADORES

LA GRACIA DE CRISTO PARA LOS PECADORES

la-verdad-para-hoy

12/18/2016

Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores,
al arrepentimiento. (Mateo 9:13)

alimentemos_el_almaLos antepasados de Jesús pudieran sorprenderlo a usted. Su genealogía incluye algunos nombres que usted se escandalizaría al encontrarlos en el linaje real del Rey de reyes. Se destacan cuatro mujeres en particular. No solo es raro encontrar mujeres mencionadas en una genealogía hebrea, sino que esas mujeres son muy notables porque contrastan mucho con la absoluta pureza y la justicia del Ungido de Dios. Todas ellas eran menospreciables, pero formaron parte del álbum familiar de Jesús. Son una garantía de la gracia de Dios para pecadores como nosotros.

Disponible en Internet en: http://www.gracia.org
DERECHOS DE AUTOR © 2012 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros (http://www.gracia.org/acercaDeGAV.aspx?page=derechos).

¿CÓMO LUCE UNA IGLESIA BÍBLICA?

imgres

¿CÓMO LUCE UNA IGLESIA BÍBLICA?

Miguel Núñez

alimentemos_el_almaÚltimamente es mucho lo que se ha hablado y debatido con relación al concepto de lo que es una iglesia, algo que en el pasado era tácitamente sobreentendido. Con esto no queremos decir que los creyentes y líderes de las décadas y siglos anteriores siempre tuvieron clara esta idea, debido a la falta de información o de instrucción. Si eso fue cierto en el pasado, hoy se hace mucho más difícil definir con claridad lo que es una iglesia bíblica, en vista de las múltiples formas que la iglesia ha adoptado en nuestros tiempos.

El término griego ekklesia, de donde proviene el vocablo iglesia, nos sugiere parte de lo que una iglesia debe ser. Ek significa fuera, y klesia viene de la raízkaleo, que significa llamar. Por tanto, estamos hablando de un grupo de personas que han sido “llamadas fuera”: llamadas por Dios, desde la condición en que se encontraban en el mundo, y separadas para formar parte de una nueva familia, la familia de Dios. Esto ocurre luego que éstas personas han depositado su fe en Jesucristo como Señor y Salvador, como fruto de la gracia que Dios les ha otorgado. El resultado final es la regeneración del espíritu de la persona, que ahora es una nueva criatura. De manera que lo que define una iglesia no son sus paredes, sino el estado espiritual de las personas que las componen.

Como mencionamos anteriormente, en los últimos años la iglesia de Cristo ha tomado múltiples formas que, en algunos casos, no llenan los requisitos necesarios para poder recibir el calificativo de iglesia, aunque se llamen de esta manera. Esto nos lleva a la pregunta: ¿Cuáles son los requisitos que una iglesia debiera llenar para ser llamada bíblica? En primer lugar, esta iglesia debepredicar fielmente la Palabra de Dios (Jn. 12:49 y Jn. 14:10 ). Si la Iglesia ha de ser “columna y sostén de la verdad” (1 Timoteo 3:15 ), entonces esa iglesia tiene que estar fundamentada en esa Palabra.. Por tanto, cuando en una iglesia las Escrituras ocupan un segundo lugar, o cuando las interpretaciones de los hombres, los sueños y las visiones de aquellos que predican y enseñan pasan a ser el centro o la fuente de autoridad de las prácticas y creencias de esa iglesia, no estamos hablando de una iglesia que pueda ser considerada bíblica.

Por otro lado, esa iglesia que ha sido fundamentada en la palabra de Dios, necesita tener a Cristo como centro, como la piedra angular (Efesios 2:20 ) sobre la cual se sustenta. No es un accidente que Cristo haya pronunciado estas palabras frente a Pedro “tu eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia” (Mateo 16:18 ), refiriéndose a Su persona misma.

Una Iglesia sustentada por Cristo, y que es columna y sostén de la verdad, va a tener un alto concepto de la santidad de Dios. Por tanto, esa iglesia va a cuidar y a reverenciar Su nombre. Cuando ese nombre es manchado por el pecado de uno de sus miembros, de una manera que compromete la salud espiritual de la iglesia, entonces su liderazgo está en disposición de aplicar el proceso de disciplina de iglesia descrito en Mateo 18:15-20 . Esto ocurre en los casos donde la persona ha rehusado arrepentirse, o cuando el pecado ha comprometido públicamente la imagen de nuestro Dios. Esta es una iglesia que se toma en serio la santidad de Dios y la pecaminosidad del hombre, pero a la vez conoce el balance entre la gracia y la verdad.

Pudiéramos decir que esos tres pilares serían suficientes para definir una iglesia como bíblica, y que hay otras cosas que, producto de esos pilares, van a ir mostrándose de una manera o de otra. Nos estamos refiriendo, por ejemplo, a la adoración . La adoración debe ser reverente, ya que esta se ofrece a un Dios que se ha auto-definido como tres veces santo. Esta adoración podrá ser reverente (Salmos 29:2 ) independientemente de que se use un estilo de música tradicional o contemporáneo.

Además, es obvio que la Koinonía entre hermanos es un requisito de una iglesia bíblica (Hechos 2:42-47 ); pero pensamos que eso sería el resultado de una iglesia que entiende lo que es su amor por Dios, y como consecuencia entiende lo que es el amor por el hermano (1 Jn. 4:20 ).

Esa iglesia bíblica no querrá olvidar lo que Cristo hizo por cada uno de nosotros en la cruz, por lo que procurará la celebración de la mesa del Señor, de la comunión, de una forma regular y periódica (1 Cor. 11:23-30 ). La frecuencia pudiera ser definida de manera local en cada caso, pero esta iglesia sí cuidará de mantener la santidad de lo que esta mesa representa.

El cuidado de las ovejas por parte del pastor (o los pastores), es algo esencial para una iglesia bíblica (Jn. 21:15-17 ), porque la iglesia está formada no por 4 paredes, ni por programas o actividades, sino por personas redimidas a precio de sangre. Y si Cristo pagó sangre por ellas, pues es justo y necesario que nosotros, los pastores terrenales, hagamos el máximo esfuerzo por cuidar de aquello que Cristo compró con su propia vida.

Como vemos, podemos reunir a un grupo de personas regularmente, y colocar a una persona de pastor, y llamar iglesia a esa reunión o asamblea. Pero a la luz de la Palabra, una iglesia es mucho mas que formalismo, reuniones o actividades. Una iglesia bíblica honra lo que Dios honra y, como consecuencia, sus miembros exhiben el carácter de Cristo.

miguel-webMiguel Núñez es el pastor de predicación y visión de la Iglesia Bautista Internacional, y presidente de Ministerios Integridad y Sabiduría. El Dr. Núñez y su ministerio es responsable de las conferencias Por Su Causa, que procuran atraer a los latinoamericanos a las verdades del cristianismo histórico. Puede encontrarlo en Twitter como @PastorMNunez.

¿Cómo luce una iglesia bíblica?

 

ERES ESPECIAL

ERES ESPECIAL

images

Pablo Martini
Programa No. 2016-12-18

alimentemos_el_almaCuenta una parábola que dos hermosas piedras azules brillaban en el lecho de un río de montaña y soñaban ambas con ser recogidas algún día, para lucir orgullosas en la corona real de alguna reina, o adornar el collar de alguna princesa, o el anillo de un rey. El día llegó, y aquellas piedras fueron recogidas, es que eran hermosas. El destino que les esperaba era muy diferente del que ellas creían. Una mano tosca las tomó, las hundió en cemento, y a partir de aquel entonces comenzaron a formar parte de una pared junto con otras piedras. ¡Qué inútil se sentían aprisionadas en ese muro! De alguna manera, entablaron amistad con un fino hilo de agua que filtraba dentro de aquel muro y le rogaron que socavara el cemento alrededor de ellas para que pudieran desprenderse. Así sucedió, y al cabo de unas semanas se habían  desprendido de aquella pared rodando hasta el piso. Desde allí abajo, observaron cuál era el lugar que ocupaban en el muro. Allí, bellamente dibujado y adornado con piedras, estaba el rostro del Señor, majestuoso, imponente, pero ciego, sin ojos. Sus profundos ojos azules se habían desprendido. Durante la noche, el guardia barrió esas piedras en el suelo y fueron a parar al basurero para que nadie más se acuerde de ellas.

Pensamos que el plan para nuestras vidas es mejor que el de Dios ¿verdad? Ansiamos lugares, puestos y privilegios, ignorando que la única persona en el mundo que es capaz de cuidar de nosotros mejor aún que nosotros mismos es nuestro hacedor: Dios. Él te ama tanto que te cuidará como a “la niña de sus ojos”. Aquel que estuvo dispuesto aún a morir por ti, te pondrá en un lugar especial aunque tú no lo comprendas desde tu perspectiva actual. Quédate allí, donde Él te puso.

PENSAMIENTO DEL DÍA:

Sólo viviendo en el centro de la voluntad de dios para tu vida, serás feliz y te sentirás completamente libre.

Disponible en Internet en: http://www.labibliadice.org

Contenido publicado con autorización de:
La Biblia Dice
Av.Galo Plaza Lasso N63-183 y de los Cedros
Telf. 00593-2-2475563
Quito-Ecuador

Saludo

1 Pedro 1-5

9781586403546

Saludo

Pedro, apóstol de Jesucristo:

A los expatriados, de la dispersión en el[a] Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia, elegidos según el previo conocimiento de Dios Padre, por la obra santificadora del Espíritu, para obedecer a Jesucristo y ser rociados con su sangre[b]: Que la gracia y la paz os sean multiplicadas.

La esperanza viva del cristiano

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien según su gran misericordia, nos ha hecho nacer de nuevo a una esperanza viva, mediante la resurrección de Jesucristo de entre los muertos, para obtener una herenciaincorruptible, inmaculada, y que no se marchitará, reservada en los cielos para vosotros, que sois protegidos[c] por el poder de Dios mediante la fe, para la salvación que está preparada para ser revelada en el último tiempo. En lo cual os regocijáis grandemente, aunque ahora, por un poco de tiempo si es necesario, seáis afligidos con diversas pruebas[d], para que la prueba[e] de vuestra fe, más preciosa que el oro que perece, aunque probado por fuego, sea hallada que resulta en alabanza, gloria y honor en la revelación de Jesucristo; a quien sin haberle visto, le amáis, y a quien ahora no veis, pero creéis en El, y os regocijáis grandemente con gozo inefable y lleno de gloria[f], obteniendo, como[g] resultado de vuestra fe, la salvación de vuestras[h] almas. 10 Acerca de esta salvación, los profetas que profetizaron de la gracia que vendría a vosotros, diligentemente inquirieron e indagaron, 11 procurando saber[i] qué persona o tiempo indicaba el Espíritu de Cristo dentro de ellos, al predecir los sufrimientos de Cristo y las glorias que seguirían[j]. 12 A ellos les fue revelado que no se servían a sí mismos, sino a vosotros, en estas cosas que ahora os han sido anunciadas mediante los que os predicaron[k] el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo; cosas a las cuales los ángeles anhelan mirar[l].

Exhortación a la santidad

13 Por tanto, ceñid vuestro entendimiento para la acción[m]; sed[n] sobrios en espíritu, poned vuestra esperanza completamente en la gracia que se os traerá[o]en la revelación[p] de Jesucristo. 14 Como hijos obedientes[q], no os conforméis a los deseos que antes teníais en vuestra ignorancia, 15 sino que así como aquel que os llamó es santo[r], así también sed vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; 16 porque escrito está: Sed santos, porque Yo soy santo. 17 Y si invocáis como Padre a aquel que imparcialmente juzga según la obra de cada uno, conducíos en temor durante el tiempo de vuestra peregrinación; 18 sabiendo que no fuisteis redimidos[s] de vuestra vana manera de vivir heredada de vuestros padres con cosas perecederas como oro o plata, 19 sino con sangre preciosa, como de un cordero sin tacha y sin mancha, la sangre de Cristo. 20 Porque El estaba preparado[t] desde antes de la fundación del mundo, pero se ha manifestado en estos últimos tiempos[u] por amor a vosotros 21 que por medio de El sois creyentes en Dios, que le resucitó de entre los muertos y le dio gloria, de manera que vuestra fe y esperanza sean en Dios.

Exhortación al amor fraternal

22 Puesto que en obediencia a la verdad habéis purificado vuestras almas[v] para un amor sincero[w] de hermanos, amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro. 23 Pues habéis nacido de nuevo, no de una simiente corruptible, sino de una que es incorruptible, es decir, mediante la palabra de Dios que vive y permanece[x]. 24 Porque:

Toda carne es como la hierba,
y toda su gloria como la flor de la hierba.
Secase la hierba,
caese la flor,
25 mas la palabra del Señor permanece para siempre.

Y esta es la palabra que os fue predicada[y].

Exhortación al crecimiento

2 Por tanto, desechando toda malicia[z] y todo engaño, e hipocresías, envidias y toda difamación[aa], desead como niños recién nacidos, la leche pura de la palabra[ab], para que por ella crezcáis para salvación, si es que habéis probado la benignidad del Señor[ac]. Y viniendo a El como a una piedra viva, desechada por los hombres, pero escogida y preciosa delante de Dios, también vosotros, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual para un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo. Pues esto se encuentra[ad] en la Escritura[ae]:

He aqui, pongo en Sion una piedra escogida, una preciosa piedra angular,
y el que crea en El no sera avergonzado.

Este precioso valor es, pues, para vosotros los que creéis; pero para los que no creen,

La piedra que desecharon los constructores,
esa, en piedra angular[af] se ha convertido,

y, piedra de tropiezo y roca de escándalo;

pues ellos tropiezan porque son desobedientes a la palabra, y para ello estaban también destinados. Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido para posesión de Dios, a fin de que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; 10 pues vosotros en otro tiempo no erais pueblo, pero ahora sois el pueblo de Dios; no habíais recibido misericordia, pero ahora habéis recibido misericordia.

Conducta de los creyentes en el mundo

11 Amados, os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de las pasiones carnales que combaten contra el alma. 12 Mantened entre los gentiles una[ag] conducta irreprochable, a fin de que en aquello que os calumnian como malhechores, ellos, por razón de[ah] vuestras buenas obras, al considerarlas, glorifiquen a Dios en el día de la visitación[ai].

13 Someteos, por causa del Señor, a toda institución humana, ya sea al rey, como autoridad, 14 o a los gobernadores, como enviados por él para castigo de los malhechores y alabanza de los que hacen el bien. 15 Porque esta es la voluntad de Dios: que[aj] haciendo bien, hagáis enmudecer la ignorancia de los hombres insensatos. 16 Andad como libres, pero no uséis la libertad como pretexto[ak] para la maldad, sino empleadla como siervos de Dios. 17 Honrad a todos, amad a los hermanos[al], temed a Dios, honrad al rey[am].

Ejemplo de Cristo como siervo

18 Siervos, estad sujetos a vuestros amos con todo respeto, no sólo a los que son buenos y afables, sino también a los que son insoportables[an]. 19 Porque esto halla gracia, si por causa de la conciencia ante Dios, alguno sobrelleva penalidades sufriendo injustamente. 20 Pues ¿qué mérito hay, si cuando pecáis y sois tratados con severidad lo soportáis con paciencia? Pero si cuando hacéis lo bueno sufrís por ello y lo soportáis con paciencia, esto halla gracia con Dios. 21 Porque para este propósito habéis sido llamados, pues también Cristo sufrió por vosotros, dejándoos[ao] ejemplo para que sigáis sus pisadas, 22 el cual no cometio pecado, ni engaño alguno se hallo en su boca; 23 y quien cuando le ultrajaban, no respondía ultrajando; cuando padecía, no amenazaba, sino que se encomendaba a aquel que juzga con justicia; 24 y El mismo llevó[ap] nuestros pecados en su cuerposobre[aq] la cruz[ar], a fin de que muramos al pecado[as] y vivamos a la justicia, porque por sus heridas[at] fuisteis sanados. 25 Pues vosotros andabais descarriados[au] como ovejas, pero ahora habéis vuelto al Pastor y Guardián[av] de vuestras almas.

Deberes conyugales

3 Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos, de modo que si algunos de ellos son desobedientes a la palabra, puedan ser ganados sin palabra alguna por la conducta de sus mujeres al observar vuestra conducta casta y respetuosa[aw]. Y que vuestro adorno no sea externo: peinados ostentosos[ax], joyas de oro o vestidos lujosos, sino que sea el yo interno[ay], con el adorno[az]incorruptible de un espíritu tierno y sereno, lo cual es precioso delante de Dios.Porque así también se adornaban en otro tiempo las santas mujeres que esperaban en Dios, estando sujetas a sus maridos. Así obedeció Sara a Abraham, llamándolo señor, y vosotras habéis llegado a ser hijas de ella, si hacéis el bien y no estáis amedrentadas por ningún temor.

Y vosotros, maridos, igualmente, convivid de manera comprensiva[ba] con vuestras mujeres, como con un vaso más frágil, puesto que es mujer, dándole honor como a coheredera de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no sean estorbadas.

El secreto de la vida feliz

En conclusión, sed todos de un mismo sentir[bb], compasivos, fraternales, misericordiosos y de espíritu humilde; no devolviendo mal por mal, o insulto por insulto, sino más bien bendiciendo, porque fuisteis llamados con el propósito de heredar bendición. 10 Pues

El que quiere amar la vida y ver dias buenos,
refrene su lengua del mal y sus labios no hablen engaño.
11 Apartese del mal y haga el bien;
busque la paz y sigala.
12 Porque los ojos del Señor estan sobre los justos,
y sus oidos atentos a sus oraciones;
pero el rostro del Señor esta contra los que hacen el mal.

Sufriendo por la justicia

13 ¿Y quién os podrá hacer daño si demostráis tener celo por lo bueno? 14 Pero aun si sufrís por causa de la justicia, dichosos sois. Y no os amedrenteis por temor a ellos[bc] ni os turbeis, 15 sino santificad a Cristo como Señor en vuestros corazones, estando siempre preparados para presentar defensa ante todo el que os demande razón de[bd] la esperanza que hay en vosotros, pero hacedlo con mansedumbre y reverencia[be]; 16 teniendo buena conciencia, para que en aquello en que sois calumniados, sean avergonzados los que difaman vuestra buena conducta en Cristo. 17 Pues es mejor padecer por hacer el bien, si así es la voluntad de Dios, que por hacer el mal. 18 Porque también Cristo murió[bf] por los pecados una sola vez, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, muerto en la carne pero vivificado en el espíritu[bg]; 19 en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados, 20 quienes en otro tiempo fueron desobedientes cuando la paciencia de Dios esperaba en los días de Noé, durante la construcción del arca, en la cual unos pocos, es decir, ocho personas, fueron salvadas por medio del agua. 21 Y correspondiendo a esto, el bautismo ahora os salva (no quitando la suciedad de la carne, sino como una petición a Dios de una buena conciencia) mediante la resurrección de Jesucristo, 22 quien está a la diestra de Dios, habiendo subido[bh] al cielo después de que le habían sido sometidos ángeles, autoridades y potestades.

Cómo quiere Dios que vivamos

4 Por tanto, puesto que Cristo ha padecido en la carne[bi], armaos también vosotros con el mismo propósito, pues quien ha padecido en la carne[bj] ha terminado con el pecado, para vivir el tiempo que le queda en la carne, no ya para las pasiones humanas, sino para la voluntad de Dios. Porque el tiempo ya pasado os es suficiente para haber hecho lo que agrada a los gentiles, habiendo andado en sensualidad, lujurias, borracheras, orgías, embriagueces y abominables[bk] idolatrías. Y en todo esto, se sorprenden de que no corráis con ellos en el mismo desenfreno de disolución, y os ultrajan; pero ellos darán cuenta a aquel que está preparado para juzgar a los vivos y a los muertos. Porque con este fin fue predicado[bl] el evangelio aun a los muertos, para que aunque sean juzgados en la carne como hombres, vivan en el espíritu conforme a la voluntad de Dios.

El fin de todas las cosas y la conducta cristiana

Mas el fin de todas las cosas se acerca[bm]; sed pues prudentes y de espíritu sobrio para la oración[bn]. Sobre todo, sed fervientes en vuestro amor los unos por los otros, pues el amor cubre multitud de pecados. Sed hospitalarios los unos para con los otros, sin murmuraciones[bo]. 10 Según cada uno ha recibido un don especial, úselo sirviéndoos los unos a los otros como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios. 11 El que habla, que hable conforme a[bp] las palabras de Dios; el que sirve[bq], que lo haga por[br] la fortaleza que Dios da, para que en todo Dios sea glorificado mediante Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el dominio por los siglos de los siglos. Amén.

Sufriendo como cristianos

12 Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que en medio de vosotros ha venido para probaros, como si alguna cosa extraña os estuviera aconteciendo;13 antes bien, en la medida en que compartís los padecimientos de Cristo, regocijaos, para que también en la revelación de su gloria os regocijéis con gran alegría. 14 Si sois vituperados por[bs] el nombre de Cristo, dichosos sois, pues el Espíritu de gloria y de Dios reposa sobre vosotros. [bt]Ciertamente, por ellos El es blasfemado, pero por vosotros es glorificado. 15 Que de ninguna manera sufra alguno de vosotros como homicida, o ladrón, o malhechor, o por entrometido[bu].16 Pero si alguno sufre como cristiano, que no se avergüence, sino que como tal[bv]glorifique a Dios. 17 Porque es tiempo de que el juicio comience por[bw] la casa de Dios; y si comienza por[bx] nosotros primero, ¿cuál será el fin de los que no obedecen al evangelio de Dios? 18 Y si el justo con dificultad se salva, ¿que sera del impio y del[by] pecador? 19 Por consiguiente, los que sufren conforme a la voluntad de Dios, encomienden sus almas al fiel Creador, haciendo el bien.

Consejos a los ancianos de la iglesia

Por tanto, a los ancianos entre vosotros, exhorto yo, anciano como ellos y testigo de los padecimientos de Cristo, y también participante de la gloria que ha de ser revelada: pastoread el rebaño de Dios entre vosotros, velando por él, no por obligación, sino voluntariamente, como quiere Dios; no por la avaricia del dinero[bz], sino con sincero deseo; tampoco como teniendo señorío sobre los que os han sido confiados[ca], sino demostrando ser[cb] ejemplos del rebaño. Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores[cc], recibiréis la corona inmarcesiblede gloria. Asimismo, vosotros los más jóvenes, estad sujetos a los mayores[cd]; y todos, revestíos de humildad en vuestro trato mutuo, porque Dios resiste a los soberbios, pero da gracia a los humildes.

Consejos para la iglesia

Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que El os exalte a su debido tiempo, echando toda vuestra ansiedad sobre El, porque El tiene cuidado de vosotros. Sed de espíritu sobrio, estad alerta. Vuestro adversario, el diablo, anda al acecho como león rugiente, buscando a quien devorar. Pero resistidle[ce]firmes en la fe, sabiendo que las mismas experiencias de sufrimiento se van cumpliendo en vuestros hermanos[cf] en todo el mundo. 10 Y después de que hayáis sufrido un poco de tiempo, el Dios de toda gracia, que os llamó a su gloria eterna en Cristo, El mismo os perfeccionará, afirmará, fortalecerá y establecerá.11 A El sea el dominio por los siglos de los siglos. Amén.

Saludos finales

12 Por conducto de Silvano, nuestro fiel hermano (porque así[cg] lo considero), os he escrito brevemente, exhortando y testificando que esta es la verdadera gracia de Dios. Estad firmes en ella. 13 La[ch] que está en Babilonia, elegida juntamente con vosotros, os saluda, y también mi hijo Marcos. 14 Saludaos unos a otros con un beso de amor fraternal.

La paz sea con todos vosotros, los que estáis en Cristo.

Notas al pie:

  1. 1 Pedro 1:1 Lit., del
  2. 1 Pedro 1:2 Lit., para obediencia y rociamiento con la sangre de Jesucristo
  3. 1 Pedro 1:5 O, guardados
  4. 1 Pedro 1:6 O, tentaciones
  5. 1 Pedro 1:7 O, genuinidad
  6. 1 Pedro 1:8 Lit., glorioso
  7. 1 Pedro 1:9 Lit., el
  8. 1 Pedro 1:9 Algunos mss. no incluyen: vuestras
  9. 1 Pedro 1:11 Lit., inquiriendo
  10. 1 Pedro 1:11 Lit., después de éstos
  11. 1 Pedro 1:12 O, anunciaron
  12. 1 Pedro 1:12 O, alcanzar un vislumbre claro
  13. 1 Pedro 1:13 Lit., los lomos de vuestra mente
  14. 1 Pedro 1:13 O, conservaos
  15. 1 Pedro 1:13 O, que se anuncia
  16. 1 Pedro 1:13 O, manifestación
  17. 1 Pedro 1:14 Lit., hijos de obediencia
  18. 1 Pedro 1:15 Lit., conforme al Santo que os llamó
  19. 1 Pedro 1:18 O, rescatados
  20. 1 Pedro 1:20 Lit., era conocido de antemano
  21. 1 Pedro 1:20 Lit., en el fin de los tiempos
  22. 1 Pedro 1:22 Algunos mss. posteriores agregan: mediante el Espíritu
  23. 1 Pedro 1:22 Lit., no hipócrita
  24. 1 Pedro 1:23 Algunos mss. posteriores agregan: para siempre
  25. 1 Pedro 1:25 Lit., anunciada a vosotros como buenas nuevas
  26. 1 Pedro 2:1 O, maldad
  27. 1 Pedro 2:1 Lit., difamaciones
  28. 1 Pedro 2:2 O, leche pura espiritual
  29. 1 Pedro 2:3 Lit., que el Señor es benigno
  30. 1 Pedro 2:6 Lit., está contenido
  31. 1 Pedro 2:6 O, una escritura
  32. 1 Pedro 2:7 Lit., cabeza del ángulo
  33. 1 Pedro 2:12 Lit., vuestra
  34. 1 Pedro 2:12 O, como resultado de
  35. 1 Pedro 2:12 I.e., el retorno de Cristo en juicio
  36. 1 Pedro 2:15 O, para que
  37. 1 Pedro 2:16 Lit., cubierta
  38. 1 Pedro 2:17 Lit., a la fraternidad
  39. 1 Pedro 2:17 O, al emperador
  40. 1 Pedro 2:18 O, perversos, o, irrazonables
  41. 1 Pedro 2:21 Algunos mss. posteriores dicen: nosotros, dejándonos
  42. 1 Pedro 2:24 O, cargó
  43. 1 Pedro 2:24 O, a
  44. 1 Pedro 2:24 Lit., el madero
  45. 1 Pedro 2:24 Lit., a los pecados
  46. 1 Pedro 2:24 O, llagas; lit., su herida
  47. 1 Pedro 2:25 O, continuamente os descarriabais
  48. 1 Pedro 2:25 U, Obispo, o, Supervisor
  49. 1 Pedro 3:2 Lit., temerosa
  50. 1 Pedro 3:3 Lit., cabello trenzado
  51. 1 Pedro 3:4 Lit., la persona oculta en el corazón
  52. 1 Pedro 3:4 O, la cualidad
  53. 1 Pedro 3:7 O, con conocimiento, o, sabiamente
  54. 1 Pedro 3:8 O, tened todos armonía
  55. 1 Pedro 3:14 Lit., no temáis su temor
  56. 1 Pedro 3:15 O, para
  57. 1 Pedro 3:15 O, temor
  58. 1 Pedro 3:18 Algunos mss. antiguos dicen: sufrió
  59. 1 Pedro 3:18 O, Espíritu
  60. 1 Pedro 3:22 Lit., ido
  61. 1 Pedro 4:1 I.e., ha sufrido la muerte
  62. 1 Pedro 4:1 I.e., ha sufrido la muerte
  63. 1 Pedro 4:3 Lit., e ilícitas
  64. 1 Pedro 4:6 O, anunciado
  65. 1 Pedro 4:7 Lit., se ha acercado
  66. 1 Pedro 4:7 Lit., las oraciones
  67. 1 Pedro 4:9 O, quejas
  68. 1 Pedro 4:11 O, como si fueran
  69. 1 Pedro 4:11 O, ministra
  70. 1 Pedro 4:11 Lit., de
  71. 1 Pedro 4:14 O, en
  72. 1 Pedro 4:14 Los mss. más antiguos no incluyen el resto del vers.
  73. 1 Pedro 4:15 Lit., uno que supervisa los asuntos de otro
  74. 1 Pedro 4:16 Lit., en ese nombre
  75. 1 Pedro 4:17 Lit., desde
  76. 1 Pedro 4:17 Lit., desde
  77. 1 Pedro 4:18 Lit., ¿dónde aparecerá el impío y el
  78. 1 Pedro 5:2 O, por ganancias deshonestas
  79. 1 Pedro 5:3 Lit., sobre los repartidos
  80. 1 Pedro 5:3 O, convirtiéndoos en
  81. 1 Pedro 5:4 O, Pastor Supremo
  82. 1 Pedro 5:5 O, ancianos
  83. 1 Pedro 5:9 Lit., Al cual resistid
  84. 1 Pedro 5:9 Lit., vuestra fraternidad
  85. 1 Pedro 5:12 Lit., como
  86. 1 Pedro 5:13 Algunos mss. dicen: La iglesia
La Biblia de las Américas (LBLA)Copyright © 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation