¿QUÉ LO HACE FUNCIONAR A USTED?

¿QUÉ LO HACE FUNCIONAR A USTED?

la-verdad-para-hoy

12/3/2016

 

Fui hecho ministro, según la administración de Dios que me fue dada para con vosotros. (Colosenses 1:25)

alimentemos_el_alma ¿Qué lo motiva a usted? ¿Qué ocupa su energía, domina su tiempo y lo hace funcionar? Para el apóstol Pablo era el progreso del evangelio. Lo que pudiera ocurrirle a su propio cuerpo o a su carrera tenía poca importancia para él. En Hechos 20:24 dijo: “Ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús”. Rindió su vida, sus bienes, sus ropas, su reconocimiento, su reputación y su prestigio a una meta: “para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios” (v. 24).

Pablo escribió a la iglesia de Roma: “En cuanto a mí, pronto estoy a anunciaros el evangelio también a vosotros que estáis en Roma” (Ro. 1:15). Y en 1 Corintios 9:16 da testimonio de lo que lo impulsaba: “Me es impuesta necesidad; y ¡ay de mí si no anunciare el evangelio!”

Pablo se sentía impulsado a ver que el evangelio siguiera adelante. Él es un ejemplo para todo cristiano. ¿Es su vida como la de Pablo?

Disponible en Internet en: http://www.gracia.org
DERECHOS DE AUTOR © 2012 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros (http://www.gracia.org/acercaDeGAV.aspx?page=derechos).

Cuando Dios parece estar ausente

2 Diciembre 2016

Cuando Dios parece estar ausente
por Charles R. Swindoll

Ester 6:12-14

alimentemos_el_almaSi usted es como yo, muchas veces esperará a que se cumpla el adagio popular que dice que “el que la debe la paga”. En este caso, estamos esperando, y hasta deseando, que Amán reciba lo que se merece. Todo nuestro ser anhela que se haga justicia, especialmente con un fracasado como Amán, quien ya se ha pavoneado bastante.

Ni una sola vez ha ignorado Dios todo el envanecimiento de Amán ni su inicuo plan de asesinar a Mardoqueo y los judíos. Al Señor no se le han escapado sus palabras, el orgullo de su corazón, ni los motivos violentos y los prejuicios que hay detrás de sus decisiones. Dios estaba invisible, pero no inconsciente o pasivo. No había olvidado a su pueblo ni las promesas que les había hecho a ellos, y a sus enemigos.

Tocan a la puerta, y antes de que pueda poner sus pensamientos en orden, Amán es sacado de la casa y escoltado al palacio para el banquete que significará su desgracia. No puedo evitar pensar si en trayecto hacia el palacio, Amán vio una vez más la horca que había construido para Mardoqueo, si sacudió la cabeza, o si sintió remordimiento por lo que había hecho.

Un magnífico principio teológico subrayado una y otra vez en las Escrituras es este: Cuando Dios parece ausente, Él está presente. Aunque usted piense que lo ha perdido todo, Dios utiliza eso como una oportunidad para que se dé cuenta de que Él sigue teniendo el control, y también para ponerle de rodillas.

¿Siente que Dios ha estado ausente o inactivo en su vida, distante de alguna manera? Entonces, quiero recordarle esto: Es posible que Él haya parecido estar ausente, pero el Señor ha estado presente todo el tiempo. Además, Él conoce su corazón. Él conoce la verdadera condición de su alma. Conoce las impurezas ocultas de su motivación. Conoce la abismal perversidad de su pecado. Pero también ha oído su clamor, y Él no le rechazará.

Cuando Dios parece ausente, Él está presente.—Charles R. Swindoll

Tomado del libro Buenos Días con Buenos Amigos (El Paso: Editorial Mundo Hispano, 2007). Con permiso de la Editorial Mundo Hispano (www.editorialmundohispano.org). Copyright © 2016 por Charles R. Swindoll Inc. Reservados mundialmente todos los derechos.

– See more at: https://visionparavivir.org/devocional#sthash.ihTIIHLf.dpuf

AVENTADOR O ZARANDA

AVENTADOR O ZARANDA

images

Pablo Martini
Programa No. 2016-12-03

alimentemos_el_almaTodavía se usa hoy, en las labores culturales en el campo, una pala o rastrillo grande, en forma de horqueta para levantar las espigas en la cosecha y lanzarlas al aire para que se vuele la paja, y caiga, en un lienzo previamente dispuesto, el grano maduro. En tiempos bíblicos se le llamaba aventador o bieldo. Esta herramienta es citada en el evangelio de Mateo, capítulo 3:12, “Su aventador está en su mano, y limpiará su era y recogerá su trigo en el granero”. En este caso, entonces, lo que se va es lo malo, y lo que queda es lo bueno. Pero quiero hablarte de otra herramienta cuyo uso es similar, pero su fin es totalmente opuesto. Se llama zaranda, quizás más conocida para ti. También Jesús se refirió a ella hablando con el apóstol Pedro: “Simón, Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo.” (Lucas 22:31). No usó la palabra aventador. Es que en el caso de la zaranda es a la inversa, luego de usarla, lo que pasa el tamiz y se va es bueno pero lo que queda es lo malo. El aventador, en Mateo, era usado por el Espíritu con un fin noble, la zaranda, en Lucas, por Satanás, con un fin perjudicial. Pero tanto en el primer caso como en el segundo, Dios tiene el control “para que tu fe no falte”. ¡Qué paz me trae esta verdad!

Cuando Satanás te tienta es para que asome en ti lo malo, cuando Dios te prueba es para formar en ti lo bueno. Cuando te encuentres bajo presión y ataque del enemigo debes temer, no seas confiado, porque el que se cree estar firme mire que no acabe en el suelo. Nunca olvides que hay suficiente carne en ti como para acabar relaciones, dividir una iglesia o arruinar un testimonio. Ahora, cuando Dios te ponga en su “era”, te levante con su aventador, te lance por los aires, y a ti te parezca que todo se salió de control, tranquilo, el viento de la prueba se llevará lo malo y cuando acabe todo y estés firme, habrás quedado más limpio, más maduro y más perfecto que antes.

PENSAMIENTO DEL DÍA:

El que huye de la mano de Dios, se aferra a las garras de Satanás.

Disponible en Internet en: http://www.labibliadice.org

Contenido publicado con autorización de:
La Biblia Dice
Av.Galo Plaza Lasso N63-183 y de los Cedros
Telf. 00593-2-2475563
Quito-Ecuador

La vida en Cristo

Efesios 4-6

9781586403546

La vida en Cristo

alimentemos_el_alma4 Yo, pues, prisionero del[a] Señor, os ruego que viváis[b] de una manera digna de la vocación con que habéis sido llamados, con toda humildad y mansedumbre, con paciencia, soportándoos unos a otros en amor, esforzándoos por preservar la unidad del Espíritu en[c] el vínculo de la paz. Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como también vosotros fuisteis llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos, por todos y en todos. Pero a cada uno de nosotros se nos ha concedido la gracia conforme a la medida del don de Cristo.Por tanto, dice:

Cuando ascendio a lo alto,
llevo cautiva una hueste de cautivos,
y dio dones a los hombres.

(Esta expresión: Ascendió, ¿qué significa[d], sino que El también había descendido[e] a las profundidades de la tierra? 10 El que descendió es también el mismo que ascendió mucho más arriba de todos los cielos, para poder llenarlo todo.) 11 Y El dio a algunos el ser apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, a otros pastores y maestros, 12 a fin de capacitar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo; 13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de Dios, a la condición de un hombre maduro, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; 14 para que ya no seamos niños, sacudidos por las olas y llevados de aquí para allá por todo viento de doctrina, por la astucia de los hombres, por las artimañas engañosas del error[f]; 15 sino que hablando[g] la verdad en amor, crezcamos en todos los aspectos en aquel que es la cabeza, es decir, Cristo, 16 de quien todo el cuerpo (estando bien ajustado y unido por la cohesión que las coyunturas proveen[h]), conforme al funcionamiento adecuado de cada miembro[i], produce el crecimiento del cuerpo para su propia edificación en amor.

Nueva vida en Cristo

17 Esto digo, pues, y afirmo juntamente con el Señor: que ya no andéis así como andan también los gentiles, en la vanidad[j] de su mente, 18 entenebrecidos en su entendimiento, excluidos[k] de la vida de Dios por causa de la ignorancia que hay[l]en ellos, por la dureza de su corazón; 19 y ellos, habiendo llegado a ser insensibles, se entregaron a la sensualidad para cometer con avidez toda clase de impurezas. 20 Pero vosotros no habéis aprendido a Cristo[m] de esta manera, 21 si en verdad lo oísteis y habéis sido enseñados en El, conforme a la verdad que hay[n] en Jesús, 22 que en cuanto a vuestra anterior manera de vivir, os despojéisdel viejo hombre, que se corrompe según los deseos engañosos[o], 23 y que seáis renovados en el espíritu de vuestra mente, 24 y os vistáis del nuevo hombre, el cual, en la semejanza de Dios[p], ha sido creado en la justicia y santidad de la verdad.

25 Por tanto, dejando a un lado la falsedad, hablad verdad cada cual con su projimo, porque somos miembros los unos de los otros. 26 Airaos, pero no pequeis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, 27 ni deis oportunidad[q] al diablo. 28 El que roba, no robe más, sino más bien que trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, a fin de que tenga qué compartir con el que tiene necesidad. 29 No salga de vuestra boca ninguna palabra mala[r], sino sólo la que sea buena para edificación, según la necesidad[s] del momento, para que imparta gracia a los que escuchan. 30 Y no entristezcáis al Espíritu Santo de Dios, por[t] el cual fuisteis sellados para el día de la redención. 31 Sea quitada de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritos, maledicencia, así como toda malicia. 32 Sed más bien amables unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, así como también Dios os[u] perdonó en Cristo.

El andar de los hijos de Dios

5 Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados; y andad en amor, así como también Cristo os[v] amó y se dio a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios, como fragante aroma[w].

Pero que la inmoralidad, y toda impureza o avaricia, ni siquiera se mencionen entre vosotros, como corresponde a los santos; ni obscenidades, ni necedades, ni groserías, que no son apropiadas, sino más bien acciones de gracias. Porque con certeza sabéis esto: que ningún inmoral, impuro, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. Que nadie os engañe con palabras vanas, pues por causa de estas cosas la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia. Por tanto, no seáis partícipes con ellos; porque antes eraistinieblas, pero ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de la luz (porque el fruto de la luz[x] consiste en toda bondad, justicia y verdad), 10 examinando qué es lo que agrada al Señor. 11 Y no participéis en las obras estériles de las tinieblas, sino más bien, desenmascaradlas[y]; 12 porque es vergonzoso aun hablar de las cosas que ellos hacen en secreto. 13 Pero todas las cosas se hacen visibles cuando son expuestas[z] por la luz, pues todo lo que se hace visible es luz[aa].14 Por esta razón dice:

Despierta, tú que duermes,
y levántate de entre los muertos,
y te alumbrará Cristo.

15 Por tanto, tened cuidado[ab] cómo andáis; no como insensatos, sino como sabios, 16 aprovechando bien[ac] el tiempo, porque los días son malos. 17 Así pues, no seáis necios, sino entended cuál es la voluntad del Señor. 18 Y no os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución, sino sed llenos del Espíritu,19 hablando entre vosotros con salmos, himnos y cantos espirituales, cantando y alabando con vuestro corazón al Señor; 20 dando siempre gracias por todo, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, a Dios, el Padre[ad]; 21 sometiéndoos unos a otros en el temor[ae] de Cristo.

Cristo y la iglesia, un modelo para el hogar

22 Las mujeres estén sometidas a sus propios maridos como al Señor. 23 Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, siendo El mismo el Salvador del cuerpo. 24 Pero así como la iglesia está sujeta a Cristo, también las mujeres deben estarlo a sus maridos en todo. 25 Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia y se dio a sí mismo por ella,26 para santificarla, habiéndola purificado por el lavamiento del agua con la palabra, 27 a fin de presentársela a sí mismo, una[af] iglesia en toda su gloria[ag], sin que tenga mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuera santa e inmaculada. 28 Así también deben amar los maridos a sus mujeres, como a sus propios cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. 29 Porque nadie aborreció jamás su propio cuerpo[ah], sino que lo sustenta y lo cuida, así como también Cristo a la iglesia; 30 porque somos miembros de su cuerpo[ai]. 31 Por esto el hombre dejara a su padre y a su madre, y se unira a su mujer, y los dos seran una sola carne. 32 Grande es este misterio, pero hablo con referencia a Cristo y a la iglesia.33 En todo caso, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo, y que la mujer respete[aj] a su marido.

Exhortación a los hijos y a los padres

Hijos, obedeced a vuestros padres en el Señor, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre (que es el primer mandamiento con promesa), para que te vaya bien, y para que tengas larga vida sobre la tierra. Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en la disciplina e instrucción del Señor.

Relaciones entre amos y siervos

Siervos[ak], obedeced a vuestros[al] amos en la tierra[am], con temor y temblor, con[an] la sinceridad de vuestro corazón, como a Cristo; no para ser vistos[ao], como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos[ap] de Cristo, haciendo de corazón[aq] la voluntad de Dios. Servid[ar] de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres, sabiendo que cualquier cosa buena que cada uno haga, esto recibirá del Señor, sea siervo[as] o sea libre. Y vosotros, amos, haced lo mismo con[at] ellos, y dejad las amenazas, sabiendo que el Señor[au] de ellos y de vosotros está en los cielos, y que para El no hay acepción de personas.

La armadura de Dios para el cristiano

10 Por lo demás, fortaleceos en el Señor y en el poder de su fuerza. 11 Revestíos con[av] toda la armadura de Dios para que podáis estar firmes contra las insidias del diablo. 12 Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes[aw] de este mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestiales. 13 Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiéndolo hecho todo, estar firmes. 14 Estad, pues, firmes, ceñida vuestra cintura[ax] con la verdad, revestidos con la coraza de la justicia, 15 y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz; 16 en todo[ay], tomando el escudo de la fe con el que podréis apagar todos los dardos encendidos del maligno. 17 Tomad también el yelmo de la salvacion, y la espada del Espíritu que es la palabra de Dios.18 Con toda oración y súplica orad[az] en todo tiempo en el Espíritu, y así[ba], velad[bb] con toda perseverancia y súplica por todos los santos; 19 y orad por mí, para que me sea dada palabra al abrir mi boca, a fin de dar a conocer sin temor[bc]el misterio del evangelio, 20 por el cual soy embajador en cadenas[bd]; que[be] al proclamarlo hable con denuedo, como debo hablar.

Despedida y bendición

21 Pero a fin de que también vosotros sepáis mi situación[bf] y lo que hago, todo os lo hará saber Tíquico, amado hermano y fiel ministro en el Señor, 22 a quien he enviado a vosotros precisamente para esto, para que sepáis de nosotros[bg] y para que consuele vuestros corazones.

23 Paz sea a los hermanos, y amor con fe de Dios el Padre y del Señor Jesucristo.24 La gracia sea con todos los que aman a nuestro Señor Jesucristo con amorincorruptible[bh].

Notas al pie:

  1. Efesios 4:1 O, en el, o, por el
  2. Efesios 4:1 Lit., andéis
  3. Efesios 4:3 O, con
  4. Efesios 4:9 Lit., ¿qué es
  5. Efesios 4:9 Algunos mss. agregan: primero
  6. Efesios 4:14 Lit., artimaña en relación al artificio del engaño
  7. Efesios 4:15 O, aferrándonos a, o, andando en
  8. Efesios 4:16 Lit., por toda coyuntura de provisión
  9. Efesios 4:16 Lit., parte
  10. Efesios 4:17 O, superficialidad
  11. Efesios 4:18 O, separados
  12. Efesios 4:18 Lit., está
  13. Efesios 4:20 I.e., el Mesías
  14. Efesios 4:21 Lit., está
  15. Efesios 4:22 Lit., las pasiones de engaño
  16. Efesios 4:24 Lit., según Dios
  17. Efesios 4:27 Lit., lugar
  18. Efesios 4:29 Lit., corrompida
  19. Efesios 4:29 Lit., de la necesidad
  20. Efesios 4:30 O, en, o, con
  21. Efesios 4:32 Algunos mss. antiguos dicen: nos
  22. Efesios 5:2 Algunos mss. antiguos dicen: nos
  23. Efesios 5:2 Lit., para olor de fragancia
  24. Efesios 5:9 Algunos mss. dicen: del Espíritu
  25. Efesios 5:11 O, reprochadlas
  26. Efesios 5:13 O, reprochadas
  27. Efesios 5:13 O, pues la luz es lo que hace todo visible
  28. Efesios 5:15 Lit., mirad cuidadosamente
  29. Efesios 5:16 Lit., redimiendo
  30. Efesios 5:20 Lit., al Dios y Padre
  31. Efesios 5:21 O, la reverencia
  32. Efesios 5:27 Lit., la
  33. Efesios 5:27 Lit., gloriosa
  34. Efesios 5:29 Lit., propia carne
  35. Efesios 5:30 Algunos mss. agregan: de su carne y de sus huesos
  36. Efesios 5:33 Lit., tema
  37. Efesios 6:5 O, Esclavos
  38. Efesios 6:5 Lit., los
  39. Efesios 6:5 Lit., según la carne
  40. Efesios 6:5 Lit., en
  41. Efesios 6:6 Lit., no según el servir al ojo
  42. Efesios 6:6 O, esclavos
  43. Efesios 6:6 Lit., alma
  44. Efesios 6:7 Lit., Sirviendo
  45. Efesios 6:8 O, esclavo
  46. Efesios 6:9 Lit., a
  47. Efesios 6:9 O, Amo
  48. Efesios 6:11 O, de
  49. Efesios 6:12 O, gobernantes
  50. Efesios 6:14 Lit., ceñidos vuestros lomos
  51. Efesios 6:16 O, sobre todo
  52. Efesios 6:18 Lit., orando
  53. Efesios 6:18 O, en vista de esto
  54. Efesios 6:18 Lit., velando
  55. Efesios 6:19 O, con osadía
  56. Efesios 6:20 Lit., una cadena
  57. Efesios 6:20 Algunos mss. antiguos dicen: para que en él
  58. Efesios 6:21 Lit., mis asuntos
  59. Efesios 6:22 Lit., las cosas nuestras
  60. Efesios 6:24 Lit., en incorrupción
La Biblia de las Américas (LBLA)Copyright © 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation