La verdadera Navidad

La verdadera Navidad

imgres-1

Sugel Michelén

 

sugel100x100Sugel Michelén es pastor en la Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo en Santo Domingo, República Dominicana, durante más de 30 años. Tiene la responsabilidad de predicar la Palabra regularmente en el día del Señor. Tiene una Maestría en Estudios Teológicos y es autor de varios libros y publica regularmente artículos en su blog “Todo Pensamiento Cautivo”.

Él es instructor asociado en la Universidad Wesleyana en Indiana (IWU); enseña Filosofía en el Colegio Cristiano Logos; y durante 10 años, ha sido profesor regular de la Asociación Internacional de Escuelas Cristianas (ACSI) para América Latina.

El pastor Michelén, junto a su esposa Gloria tiene tres hijos y cuatro nietos.

http://ibsj.org/home/

 

EL TIEMPO OPORTUNO DE CRISTO

EL TIEMPO OPORTUNO DE CRISTO

la-verdad-para-hoy

12/24/2016

Cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo. (Gálatas 4:4)

alimentemos_el_almaLa primera Navidad ocurrió en el momento oportuno. Gálatas 4:4-5 dice: “Cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley”. ¿Qué era “el cumplimiento del tiempo”? El tiempo soberano de Dios. Él ordenó los acontecimientos mundiales para que todo estuviera preparado para la venida de Cristo y la subsiguiente evangelización de los apóstoles.

 Al hacer un análisis de la iglesia primitiva, nos asombra la rápida difusión del evangelio en menos de un siglo. La mano soberana de Dios se destaca con toda claridad. La venida de Cristo no pudo haber sido en un tiempo más propicio.

Disponible en Internet en: http://www.gracia.org
DERECHOS DE AUTOR © 2012 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros (http://www.gracia.org/acercaDeGAV.aspx?page=derechos).

¿Porqué tuvo que nacer Jesús?

¿Porqué tuvo que nacer Jesús?

logo-lbd-web-stDavid Logacho

alimentemos_el_almaEs un gozo para mí compartir este tiempo con Usted amable oyente. Bienvenida, bienvenido al estudio bíblico de hoy. Nuestro tema de estudio tiene que ver con diferentes personajes que de alguna manera estuvieron relacionados con el nacimiento del niño Jesús, en la serie titulada: Personajes alrededor del Pesebre. En nuestro programa anterior, tuvimos la oportunidad de estudiar sobre la vida de Juan el Bautista, viendo que existen notables paralelos entre su vida y la vida del Señor Jesucristo. En ésta ocasión, llegamos al clímax de nuestra serie, cuando vamos a estudiar sobre la persona de Jesús. Vamos a ver una persona sin igual. Vamos a distinguir aspectos de su vida en los cuales no hay punto de comparación con ningún ser creado. Ante el humilde pesebre de Belén, aquel lugar que se cubrió de gloria con el nacimiento del niño Jesús, han pasado ya grandes personajes. Todos ellos han contemplado maravillados ese acontecimiento sin igual, cuando el Dios del Universo tomó forma humana y se humilló así mismo tomando la forma de un siervo. El relato de su nacimiento lo encontramos en los Evangelios de Mateo y Lucas, ¿Cuántas veces no nos hemos deleitado con ésta historia? ¿Cuántas veces nuestros pechos no se han hinchado de emoción al ver con los ojos de nuestra fe al niño Jesús, en el pesebre, rodeado de José, María y los pastores? Pero en ésta ocasión queremos enfocar de un modo algo diferente su nacimiento, queremos hacernos la pregunta ¿porqué tuvo que nacer Jesús? ¿Cuáles fueron los objetivos para su advenimiento? ¿Qué tal si dejamos que la Palabra del Señor responda a ésta pregunta?

Ante la pregunta ¿Cuáles fueron los objetivos para la venida de Jesús? Hemos de indicar que podemos distinguir al menos tres razones fundamentales. En primer lugar, Jesús vino para REVELARNOS a Dios. Juan 4:24 declara que Dios es Espíritu. ¿Cómo un ser humano puede conocer a alguien que es Espíritu? Pues para eso vino Jesucristo. En Juan 14:8 Felipe hizo un pedido a Jesús. Le dijo “Señor muéstranos el Padre, y nos basta” La respuesta de Jesús está en el versículo 9 “Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿Cómo pues, dices tú: muéstranos al Padre? Cierto es que Dios se dio a conocer, en épocas anteriores a Jesús, a través de los profetas, pero éste conocimiento era imperfecto en comparación con el conocimiento del Padre a través de Cristo.

Hebreos 1:1-2 dice: “Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los Profetas, en éstos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el Universo” Lo que dice este texto se hizo posible gracias a Jesús. Note lo que tenemos en Mateo 1:23: “He aquí una virgen concebirá y dará a luz un hijo y llamarás su nombre Emmanuel que traducido es Dios con nosotros. Sí amigo oyente. Jesús vino como humano a éste mundo para que en su persona podamos ver y entender al Padre. Es por esto, que si usted desea conocer al Padre, lo único que tiene que hacer es conocer al Hijo. Todo lo que es el Padre es el Hijo y todo lo que es el Padre es el Hijo. El Hijo tomó forma humana para revelarnos a su Padre. ¿Porqué vino el Hijo de Dios en forma humana en la persona de Jesús? Pues para revelarnos al Padre, pero también Jesús vino para morir. Sí, Jesús nació para morir. Por su muerte Jesús logró la salvación del hombre. Simeón vio el propósito, salvador en Jesús cuando nació y dijo según Lucas 2:30 Porque han visto mis ojos tu salvación,
Su mismo nombre, Jesús, significa “Salvador” Mateo 1:21 dice: Y dará a luz un hijo,  y llamarás su nombre JESÚS,  porque él salvará a su pueblo de sus pecados. Para cumplir con el propósito salvador de Jesús, Él tenía que morir; porque Dios había declarado que la paga del pecado es la muerte, según, Romanos 6:23: y si Cristo iba a salvarnos, la única manera posible para satisfacer la justicia de Dios es que un inocente muera en lugar de un culpable y Jesús es el único ser humano inocente porque es Dios y siendo que voluntariamente tomó sobre sí nuestro pecado, Él tenía que morir como un pecador.
2Coríntios 5:21 dice: ‘Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en Él”. Siendo que Jesucristo es cien por ciento Dios y cien por ciento humano, su sacrificio cruento en la cruz tiene alcances infinitos y es aceptado por el Padre. Sí, Jesús nació para morir y Él murió en su lugar y en mí lugar, el castigo por nuestro pecado fue sobre Él. Dios ha dicho en Su Palabra. “Mas Dios muestra su amor para con nosotros en que siendo aun pecadores Cristo murió por nosotros. Pero Jesús no quedó en una tumba, él resucitó al tercer día y hoy está vivo.

Si usted desea ser salvo, debe recibir a Jesús como su único y suficiente Salvador, porque El ya pagó por su pecado. Que tal si en ésta navidad usted recibe el mejor regalo que podría recibir, la salvación de su alma. Si usted desea recibir la salvación, solamente reciba por fe a Jesús, ya que Él completó la obra para poder salvarle. ¿Por qué vino Jesús a éste mundo? Ya hemos visto que fue para revelarnos al Padre y para hacer posible nuestra salvación por medio de morir en la cruz en nuestro lugar; pero además, hay un tercer motivo, El vino a este mundo para reinar. Su linaje tanto por el lado de su madre María como por el lado de José, aunque él no fue su verdadero padre, es real, por tanto tiene todo el derecho de sentarse sobre el trono de David para reinar cobre Israel. Lucas 1:33 dice: “Y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin”. Por ser un recién nacido rey, recibió la visita de los magos, quienes reconocieron en Jesús al rey de los judíos que había nacido. Mateo 2:1-2 dice: Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes,  vinieron del oriente a Jerusalén unos magos,
Mat 2:2  diciendo:  ¿Dónde está el rey de los judíos,  que ha nacido?  Porque su estrella hemos visto en el oriente,  y venimos a adorarle.
Claro está que fue rechazado como rey de Israel por los judíos pero, esto de ninguna manera priva a Jesús de su derecho a ser legítimo Rey de Israel. Simplemente su reino fue pospuesto hasta su segunda venida, cuando vendrá a este mundo acompañado de sus redimidos para ocupar el trono de David su padre y para reinar sobre Israel por la eternidad.

Sí, amigo oyente, Jesús nació para hacernos conocer a Dios Padre; si queremos conocer a Dios, tenemos que conocer a Jesús. Jesús nació para salvarnos; si queremos ser salvos, debemos recibirle como nuestro Salvador y finalmente Jesús vino como Rey, su reino fue pospuesto, pero un día futuro volverá por segunda vez, no para ser humillado como la primera vez, sino para regir a las naciones con vara de hierro.

Sí, esta temporada de navidad la gente da regalos y recibe regalos, pero que tal si pensamos en ese regalo sin igual que es Jesús quien vino a éste mundo para que conozcamos al Padre, para que podamos ser salvos y para reinar sobre Israel. ¿Le ha recibido ya como su Salvador? Si lo ha hecho, le felicito. Sus pecados pasados, presentes y futuros han sido perdonados y en consecuencia Usted ya tiene vida eterna. Pero si todavía no lo ha hecho, no deje pasar más tiempo. Puede ser fatal para Usted. Mas bien permita que esta navidad sea la mejor de su vida porque en esta navidad Usted nació de nuevo al recibir por la fe al Señor Jesús como su único y suficiente Salvador. Que Dios en su gracia le quite la venda espiritual que no le permite ver su necesidad espiritual de recibir a Cristo como su Salvador. Es lo mejor que le podría pasar en esta navidad.

david-logacho-80x80David Logacho es Ingeniero en Electrónica y Telecomunicaciones, trabajó por años para la NASA, decidió abandonar su carrera profesional para prepararse para servir al Señor en un Instituto Bíblico en Argentina. Dirigió el Ministerio La Biblia Dice… durante más de 2 décadas hasta su retiro en 2015.

Disponible en Internet en: http://www.labibliadice.org

Contenido publicado con autorización de:
La Biblia Dice
Av.Galo Plaza Lasso N63-183 y de los Cedros
Telf. 00593-2-2475563
Quito-Ecuador

El Señor descenderá repentinamente

24 Diciembre 2016

El Señor descenderá repentinamente
por Charles R. Swindoll

Hechos 1:9-11

Jesús vino. Y Jesús regresará de nuevo.

alimentemos_el_almaAntes de la Natividad, antes de que Jesús se encarnara como el santo niño, el pueblo de Dios esperaba que Él viniera un día y los liberara. Los israelitas estudiaron las promesas de la Palabra de Dios, creyeron en ellas y las entregaron como legado a las generaciones futuras. Esas promesas se remontan a los primeros momentos después de que Adán y Eva cayeran en pecado (Génesis 3:14 -15), y se extienden a través de toda la revelación del Antiguo Testamento (Malaquías 3:1; 4:5-6).

Amparados con la promesa de la salvación eterna y con la fe de que Dios les había librado en el pasado, los fieles esperaban el Mesías prometido. No se les había dado señales especiales que les alertara de Su venida. Tampoco se había diseñado un calendario específico para descubrir la fecha de Su llegada. Lo único que tenían era la Palabra de Dios, una convicción sencilla y ferviente de que Dios les daría el Mesías.

Y finalmente, Él estaba con ellos. Dios había enviado al libertador, una respuesta a sus peticiones, un cumplimiento de Sus promesas. Jesús se había formado en el vientre de una virgen; había nacido en Belén y había sido traído de Egipto. Dios había orquestado todos los detalles, llevando a cabo Sus planes perfectos. Aquellos pocos fieles recibieron la recompensa de su confianza. Se gozaron en la llegada de Jesús, se maravillaron al ver Sus milagros y confiaron en Su muerte y resurrección.

Pero un día se fue. Estuvo solo unas pocas décadas y luego los dejó con la promesa de Su regreso. Los ángeles que estaban con Él durante la ascensión dieron la promesa a los pocos seguidores que estaban presentes: “Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, vendrá de la misma manera, tal como le habéis visto ir al cielo”.

Por casi dos mil años desde ese entonces, los cristianos se han encontrado en la misma posición que aquellos santos del Antiguo Testamento. Hemos esperado y nos hemos preguntado: ¿Cuándo volverá? Ningún calendario revelará la fecha; ninguna señal nos alertará de Su venida. Cuando regrese, lo hará sin anunciarse. Pero ciertamente volverá. Esa es nuestra esperanza. Y sabemos que la cumplirá tal como cuando vino la primera vez.

Jesús vino. Y Jesús regresará de nuevo. ¡Ven pronto, Señor Jesús!

– See more at: https://visionparavivir.org/devocional#sthash.MTsNsnQp.dpuf

ROLES CAMBIADOS

ROLES CAMBIADOS

images

Pablo Martini
Programa No. 2016-12-24

alimentemos_el_almaDe pequeños, nuestras maestras de la clase bíblica para niños nos mostraban la tan conocida lámina a colores donde Eva, la primera mujer, comía del árbol prohibido por Dios en el jardín del Edén. ¿Y Adán?, preguntábamos intrigados. “Bueno, estaba por ahí, trabajando en el jardín. Y Satanás aprovechó la oportunidad para hablar con Eva a solas y convencerla a que desobedeciera”… Pregunto: ¿en qué lugar dice la Biblia que Eva estaba sola?… Es verdad que en nuestras Biblias tradicionalmente aceptadas, no se menciona a Adán, pero en las versiones actuales más fieles al original bíblico por haber sido traducidas directamente de manuscritos casi originales encontrados hace medio siglo, claramente se expresa: “y Adán estaba también allí”. Entonces tienen sentido cantidad de otros pasajes de las escrituras que hacen referencia a aquel hecho trascendental, que marcó un antes y un después en la historia de la humanidad. ¿Por qué no hizo nada Adán? ¿Por qué no calló Eva y permitió que su esposo tome las riendas de la situación planteada por el tentador? Roles cambiados, autoridad no reconocida, actitud cómoda, en pocas palabras: DIVISIÓN INTERNA EN EL MATRIMONIO. No ha cambiado mucho el asunto hoy en día, ¿verdad? “Divide y triunfarás”, dijo el estratega militar Napoleón. En palabras similares, dijo el poeta argentino José Hernández: “Los hermanos sean unidos, porque esta es la ley primera, tengan unión verdadera en cualquier tiempo que sea, porque si entre ellos se pelean los devoran los de afuera”. Pero mucho más acertadas son aun las palabras del autor bíblico: “Mejor son dos que uno”.

Dios lo sabía, por eso formó el matrimonio, “No es bueno que el hombre ande solo”. Pero si no hay comunicación entre ellos y cada uno “atiende su juego”… Es ahí cuando Satanás saca ventaja. ¿Consecuencias?, vergüenza, miedo, culparse el uno al otro y una triste historia que se viene repitiendo hace ocho mil años en cada hogar que escoge vivir sin tener en cuenta al Creador de la familia y su manual de usuario la Biblia.

PENSAMIENTO DEL DÍA:

La autoridad que me han concedido debo administrarla y la que me han impuesto no debo menospreciarla.

Disponible en Internet en: http://www.labibliadice.org

Contenido publicado con autorización de:
La Biblia Dice
Av.Galo Plaza Lasso N63-183 y de los Cedros
Telf. 00593-2-2475563
Quito-Ecuador

Judas

Judas

9781586403546

Saludo

alimentemos_el_almaJudas, siervo de Jesucristo y hermano de Jacobo[a], a los llamados, amados[b] en Dios Padre y guardados para Jesucristo: Misericordia, paz y amor os sean multiplicados.

Motivo de la carta

Amados, por el gran empeño que tenía en escribiros acerca de nuestra común salvación, he sentido la necesidad de escribiros exhortándoos a contender ardientemente por la fe que de una vez para siempre fue entregada a los santos.Pues algunos hombres se han infiltrado encubiertamente, los cuales desde mucho antes estaban marcados[c] para esta condenación, impíos que convierten la gracia de nuestro Dios en libertinaje, y niegan a nuestro único Soberano y Señor, Jesucristo.

Advertencias de la historia para los impíos

Ahora quiero recordaros, aunque ya definitivamente[d] lo sepáis todo, que el Señor[e], habiendo salvado al[f] pueblo de la tierra de Egipto, destruyó después[g] a los que no creyeron. Y a los ángeles que no conservaron su señorío original, sino que abandonaron su morada legítima, los ha guardado en prisiones[h] eternas, bajo tinieblas para el juicio del gran día. Así también Sodoma y Gomorra y las ciudades circunvecinas, a semejanza de aquéllos, puesto que ellas[i] se corrompieron[j] y siguieron carne extraña, son exhibidas como ejemplo al sufrir el castigo del fuego eterno[k]. No obstante, de la misma manera también estos hombres, soñando, mancillan la carne, rechazan la autoridad y blasfeman de las majestades angélicas[l]. Pero cuando el arcángel Miguel contendía con el diablo y disputaba acerca del cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él, sino que dijo: El Señor te reprenda. 10 Mas éstos blasfeman las cosas que no entienden, y las cosas que como animales irracionales conocen por instinto, por estas cosas son ellos destruidos[m]. 11 ¡Ay de ellos! Porque han seguido el camino de Caín, y por lucro se lanzaron al[n] error de Balaam, y perecieron en la rebelión de Coré. 12 Estos son escollos ocultos[o] en vuestros ágapes, cuando banquetean con vosotros sin temor, apacentándose a sí mismos; son nubes sin agua llevadas por los vientos, árboles de otoño sin fruto, dos veces muertos y desarraigados; 13 son olas furiosas del mar, que arrojan como espuma su propia vergüenza[p]; estrellas errantes para quienes la oscuridad de las tinieblas ha sido reservada para siempre. 14 De éstos también profetizó Enoc, en la séptima generación desde Adán, diciendo: He aquí, el Señor vino con muchos millares de sus santos[q], 15 para ejecutar juicio sobre todos, y para condenar a todos los impíos[r] de todas sus obras de impiedad, que han hecho impíamente, y de todas las cosas ofensivas[s] que pecadores impíos dijeron contra El. 16 Estos son murmuradores, quejumbrosos, que andan tras sus propias pasiones; hablan[t] con arrogancia, adulando a la gente para obtener beneficio.

Exhortaciones apostólicas a los fieles

17 Pero vosotros, amados, acordaos de las palabras que antes fueron dichas por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo, 18 quienes os decían[u]: En los últimos tiempos habrá burladores que irán tras sus propias pasiones impías. 19 Estos son los que causan divisiones; individuos mundanos[v] que no tienen el Espíritu. 20 Pero vosotros, amados, edificándoos en vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo, 21 conservaos en el amor de Dios, esperando ansiosamente la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna. 22 Y tened misericordia de[w] algunos que dudan; 23 a otros, salvad, arrebatándolos del fuego; y de otros tened misericordia con temor, aborreciendo aun la ropa contaminada por la carne.

Bendición

24 Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída[x] y para presentaros sin mancha en presencia de su gloria con gran alegría, 25 al único Dios nuestro Salvador, por medio de Jesucristo nuestro Señor, sea gloria, majestad, dominio y autoridad, antes de todo tiempo, y ahora y por todos los siglos. Amén.

Notas al pie:

  1. Judas 1:1 O, Santiago
  2. Judas 1:1 Algunos mss. posteriores dicen: santificados
  3. Judas 1:4 O, de los cuales…se había escrito
  4. Judas 1:5 Lit., de una vez para siempre
  5. Judas 1:5 Algunos mss. antiguos dicen: Jesús
  6. Judas 1:5 Lit., a un
  7. Judas 1:5 Lit., la segunda vez
  8. Judas 1:6 Lit., cadenas
  9. Judas 1:7 O, puesto que ellas, a semejanza de aquéllos
  10. Judas 1:7 O, se entregaron a gran inmoralidad
  11. Judas 1:7 O, son exhibidas como ejemplo del fuego eterno, al sufrir el castigo
  12. Judas 1:8 Lit., de las glorias
  13. Judas 1:10 Lit., corrompidos
  14. Judas 1:11 Lit., se han derramado en el
  15. Judas 1:12 O, manchas ocultas
  16. Judas 1:13 O, sus actos vergonzosos
  17. Judas 1:14 Lit., sus santas decenas de millares
  18. Judas 1:15 Dos mss. antiguos dicen: a toda alma
  19. Judas 1:15 Lit., duras
  20. Judas 1:16 Lit., sus bocas hablan
  21. Judas 1:18 Lit., que ellos decían
  22. Judas 1:19 O, naturales, o, sensuales
  23. Judas 1:22 Algunos mss. antiguos dicen: convenced a
  24. Judas 1:24 O, sin tropiezo
La Biblia de las Américas (LBLA)Copyright © 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation