Te engañas a ti mismo

Pasión por el Evangelio

Paul Tripp

Te engañas a ti mismo

Hay un montón de conocimiento que podemos adquirir, pero la sabiduría es un bien escaso. ¿Por qué? Porque la sabiduría es una de las primeras víctimas del pecado. Es difícil de admitir, pero es cierto: el pecado nos hace necios. Y el hecho es que nadie es más víctima de tu necedad que tú mismo.

Puedes observar la evidencia empírica de la locura del pecado en casi todas las páginas de la Escritura. Por ejemplo, ves la locura en plena operación en la trágica historia de David y Betsabé. Por eso David dice: «He aquí, tú amas la verdad en lo íntimo, y en lo secreto me has hecho comprender sabiduría» (Sal. 51:6).

Lees la historia del pecado de David y te preguntas: «¿En qué estaba pensando? ¿Realmente creía que se saldría con la suya? ¿Olvidó por completo quién era? ¿Creía que Dios iba a quedarse de brazos cruzados y permitir que esto sucediera?». Pero David no es un caso extremo de locura; podemos ver evidencia de la misma locura en cada una de nuestras vidas diariamente. La gente podría decir de nosotros una y otra vez: «¿En qué estaba pensando?».

¿Cómo es esta locura? Aquí están cuatro de sus aspectos más significativos.

1) La locura del egocentrismo

Fuimos creados para vivir por algo, alguien más grande que nosotros. Fuimos diseñados para vivir con, para y a través del Señor. Dios está destinado a ser la motivación y la esperanza de todo lo que hacemos. Su placer, su honor y su voluntad son las cosas para las que estamos destinados a vivir. Pero la locura del pecado realmente nos hace reducir nuestras vidas al tamaño y la forma de nuestras vidas.

A menudo, nuestra vida no tiene mayor propósito que la satisfacción y la realización personal. ¿Suena duro? Bueno, pregúntate: «¿Por qué me impaciento con los demás? ¿Por qué digo cosas que no debería decir? ¿Por qué me desanimo con mis circunstancias? ¿Por qué cedo a la ira o me dejo llevar por la autocompasión?». La respuesta es que, como yo, quieres tu propio camino, y cuando las cosas no salen como quieres o la gente se interpone en tu camino, te enfadas o te desanimas.

2) La necedad del autoengaño

Todos somos muy buenos para hacernos sentir bien con lo que Dios dice que es malo. Todos somos muy hábiles para reformular lo que hemos hecho para que lo que es malo no nos parezca tan malo. No me enfadé, no, estaba hablando como uno de los profetas de Dios. Esa segunda mirada no fue lujuria; soy simplemente un hombre que disfruta de la belleza. No anhelo el poder; solo estoy ejerciendo los dones de liderazgo que Dios me dio.

La locura es capaz de hacer algo peligroso. Es capaz de mirar el mal y ver el bien. Si David hubiera sido capaz de verse a sí mismo con exactitud y si hubiera sido capaz de ver su pecado como lo que realmente era, es difícil imaginar que hubiera seguido ese camino.

3) La locura de la autosuficiencia

A todos nos gusta pensar que somos más capaces de lo que realmente somos. No fuimos creados para ser independientes, autónomos o autosuficientes. Fuimos creados para vivir en una humilde, adorable y amorosa dependencia de Dios y en una amorosa y humilde interdependencia con los demás.

Nuestras vidas fueron diseñadas para ser proyectos comunitarios. Sin embargo, la locura del pecado nos dice que tenemos todo lo que necesitamos dentro de nosotros mismos. Así que nos conformamos con relaciones que nunca pasan por debajo de lo casual. Nos defendemos cuando la gente que nos rodea señala una debilidad o un error. Mantenemos nuestras luchas dentro, sin aprovechar los recursos que Dios nos ha dado.

La mentira del jardín era que Adán y Eva podían ser como Dios, independientes y autosuficientes. Todavía tendemos a creer en esa mentira.

4) La locura de la justicia propia

¿Por qué no celebramos más la gracia? ¿Por qué no nos sorprendemos más por los maravillosos dones que son nuestros como hijos de Dios? ¿Por qué no vivimos con un profundo sentido de necesidad, junto con un profundo sentido de gratitud por cómo cada necesidad ha sido satisfecha por la gracia de Dios? Bueno, la respuesta es clara. Nunca celebrarás la gracia tanto como deberías cuando crees que eres más justo de lo que realmente eres.

La gracia es la súplica de los pecadores. La misericordia es la esperanza de los malvados. La aceptación es la oración de aquellos que saben que nunca podrían hacer nada para ganársela. Pero la locura del pecado me hace justo a mis propios ojos.

Cuando cuento mis historias, me convierto en el héroe que nunca he sido. Parezco más sabio en mis narraciones de lo que podría haber sido. En mi visión de mi historia, mis elecciones fueron mejores de lo que realmente fueron. A menudo no es mi pecado lo que me impide llegar a Dios. Tristemente, no me acerco a él porque no creo que necesite la gracia que solo se puede encontrar en él.

Esto es lo que todos debemos enfrentar, el pecado realmente nos reduce a todos a ser necios, pero felizmente la historia no termina ahí. Aquel que es la fuente suprema de todo lo que es bueno, verdadero, confiable, correcto y sabio es también un Dios de gracia asombrosa.

No te liberas de la necedad mediante la educación o la experiencia. No se obtiene sabiduría mediante la investigación y el análisis. Obtienes la sabiduría por medio de una relación con Aquel que es la Sabiduría.

La afirmación radical de la Biblia es que la sabiduría no es primero un libro, o un sistema, o un conjunto de mandamientos o principios. No, la sabiduría es una persona, y su nombre es Jesucristo. Cuando tú y yo tenemos la gracia de ser aceptados por él, nos vemos arrastrados a una relación personal con la Sabiduría, y la Sabiduría comienza un proceso de toda la vida para liberarnos de la fortaleza que la locura del pecado tiene sobre nosotros. Todavía no somos completamente libres, pero habrá un día en que cada uno de nuestros pensamientos, deseos, elecciones, acciones y palabras serán fundamentalmente sabios.

Tiene tanto sentido que un hombre arrepentido (David) reflexione sobre su necesidad de sabiduría. El pecado, al reducirnos a necios, nos hace hacer cosas necias, aunque nos creamos sabios. Y para esto necesitamos más que información, educación y experiencia. Necesitamos exactamente lo que encontramos en la gracia de Cristo.

La sabiduría es el producto de la gracia; simplemente no hay ningún otro lugar donde se pueda encontrar.

Paul Tripp

Paul Tripp es un pastor y autor de más de 20 libros, incluyendo My Heart Cries Out: Gospel Meditations for Everyday Life.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s