El antídoto contra la ansiedad

Renovando Tu Mente

Serie: La ansiedad

Episodio 1
El antídoto contra la ansiedad
Por Burk Parsons

Nota del editor: Este es el primer capítulo en la serie de artículos de Tabletalk Magazine: La ansiedad.

La palabra griega que se traduce como «ansiedad» en el Nuevo Testamento es una palabra interesante. Significa que alguien es desintegrado, arrastrado en direcciones opuestas o dividido en partes. Cuando estamos ansiosos por el mañana, estamos siendo distraídos de lo que está directamente frente a nosotros, y nuestra atención está dividida y no permite enfocarse en el hoy. Es precisamente por eso que experimentamos tensión cuando nos sentimos ansiosos, porque nos sentimos destrozados e incapaces de poner toda nuestra atención en lo que Dios ha puesto ante nosotros hoy. Charles Spurgeon dijo: «La ansiedad no despoja al mañana de sus penas, solo despoja al hoy de sus fuerzas».

La ansiedad tiene una forma de hacernos sentir atrapados cuando en realidad hemos sido liberados de la preocupación del mañana. Una vez liberados por el Espíritu, somos capacitados para obedecer el mandato de Jesús de no preocuparnos por el día de mañana (Mt 6:34). Sin embargo, a muchos cristianos se les ha enseñado que Jesús instruyó a no tener ninguna preocupación ni inquietud por el futuro o que tomar precauciones sabias o prepararse para el futuro significa que de alguna manera no estamos confiando en Dios. Pero las Escrituras están llenas de sabiduría sobre cómo debemos pensar y planificar para el futuro. De modo que, mientras oramos a nuestro Padre por el pan de cada día, al igual que Israel tenía que depender diariamente del maná de lo alto, confiamos en Dios mientras trabajamos diligentemente en nuestra planificación y preparación para el futuro.

Sin embargo, seguimos luchando contra la ansiedad porque nos importa nuestro propio bienestar y el de aquellos a los que tanto amamos. Nos llenamos de ansiedad por el futuro de nuestras familias, nuestra salud, nuestras iglesias, nuestros empleos, nuestras inversiones y nuestras naciones porque nos preocupamos por ellos. Nos llenamos de ansiedad porque nos importa, y nos importa porque amamos. No obstante, nuestro amor y cuidado producirá ansiedad cuando nos centramos en nosotros mismos en lugar de acudir a Dios.

Dios nos manda amarlo por encima de todos los demás amores, y nos llama a echar todas nuestras ansiedades sobre Él, porque Él tiene cuidado de nosotros. No nos dice que echemos algunas de nuestras ansiedades sobre Él, sino todas, incluso las que pensamos que tenemos bajo control, que las echemos sobre Él y las dejemos con Él. Cuando nos volvemos ansiosos, a menudo es porque creemos que tenemos el control. De modo que, cuando experimentemos ansiedad, recordemos que Dios cuida de nosotros más de lo que podríamos cuidar de nosotros mismos. Corramos a Él en oración, porque ir a nuestro Padre en oración es el antídoto contra la ansiedad. Cuando oramos, estamos admitiendo que no somos Dios y que no tenemos el control, pero que Él sí lo tiene y que está obrando todas las cosas para nuestro bien. He comprobado que los que más oran son los que menos se preocupan.

Publicado originalmente en Tabletalk Magazine
Burk Parsons
El Dr. Burk Parsons es pastor principal de Saint Andrew’s Chapel [Capilla de San Andrés] en Sanford, Florida, director de publicaciones de Ligonier Ministries, editor de Tabletalk magazine, y maestro de la Confraternidad de Enseñanza de Ligonier Ministries. Él es un ministro ordenado en la Iglesia Presbiteriana en América y director de Church Planting Fellowship. Es autor de Why Do We Have Creeds?, editor de Assured by God y John Calvin: A Heart for Devotion, Doctrine, and Doxology, y co-traductor y co-editor de ¿Cómo debe vivir el cristiano? de Juan Calvino.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s