¿Alguna vez cambiaré?

Alimentemos El Alma

¿Alguna vez cambiaré?

Por Stephen Witmer 

Traducción por Harrington Lackey

Nueva esperanza para los espiritualmente atrapados

Hace años me quedo varado con unos amigos y extraños en el ascensor de un edificio alto. Esperábamos a que llegara la ayuda, charlando torpemente y riendo nerviosamente. No soy claustrofóbico y no recuerdo haber sentido terror. Pero definitivamente me sentí impotente. Estaba claro que nunca íbamos a escapar de esa caja de metal suspendida sin la intervención del exterior. Y por supuesto, en 45 minutos más o menos oímos ruidos. Las puertas del ascensor se abrieron. Las caras amables aparecieron por encima de nosotros. Vivíamos para contar la historia.

Atrapado. Por indefensos que sintamos ese día, hay una sensación mucho peor que experimentamos: sentirnos irremediablemente atrapados en nosotros mismos, creyendo que nunca podremos cambiar.

Jack Boughton, el personaje ficticio de Marilynne Robinson, está un poco atascado. Se sabotea a sí mismo, lastima a los demás y daña las relaciones, a veces a través de sus propias decisiones deliberadas y a veces sin intención consciente. En bicicleta hacia la cárcel y la falta de vivienda, se pierde el funeral de su madre y rompe el corazón de su padre. Él está -oprimido por ese viejo sentimiento de que fue envuelto en una red de daño potencial que se hizo real de una manera u otra si respiraba tanto como respiraba” (Jack, 274).-

A lo largo de la novela, Robinson presiona la pregunta: ¿Puede un hombre cambiar? Resueno con esa pregunta porque la he hecho muchas veces, a lo largo de muchos años, sobre mí mismo.

¿Puedo cambiar?

¿Puedo cambiarme? Ahora, en la mediana edad, con las enormes posibilidades de constreñir a los jóvenes, estoy llegando a un acuerdo con ciertas limitaciones. Nunca voy a hacer un mate de baloncesto o actuar en una banda de bluegrass. Bueno y bien. Pero mucho más dolorosa y preocupantemente, hay lugares persistentes de ruptura y pecado donde me siento atrapado.

Anhelo ser menos temeroso y más audaz en la fe, más de corazón siervo y menos egoísta, menos preocupado por mi propio éxito y más alegre por el éxito de los demás. ¡Pero es tan difícil crecer! El progreso es lento. Giro mis ruedas. Pierdo terreno. Me quejo. Estoy de luto. Al igual que Jack, tengo esa vieja sensación de estar enredado, atrapado, limitado, atascado.

¿Me pregunto si alguna vez sientes lo mismo?

Encontrar esperanza en nuevo

Dios nos da una visión del futuro en Apocalipsis 21, una visión llena de esperanza fuerte y vibrante para las personas atrapadas. Juan ve un nuevo cielo, una nueva tierra y una nueva Jerusalén (Apocalipsis 21:1–2). Entonces oye la voz de Dios proclamando, – He aquí, yo hago nuevas todas las cosas (Apocalipsis 21:5).-

La repetición cuádruple de la palabra nuevo demuestra su importancia. También lo hace la palabra he aquí al principio de la promesa: –He aquí, yo hago nuevas todas las cosas.- Y no sólo es importante la promesa de novedad de Dios; también es cierto— porque Dios le dice inmediatamente a Juan que lo escriba (Apocalipsis 21:5).

Esa pequeña palabra nueva es una balsa salvavidas en los barcos que se hunden en la desesperación. Es un pozo de luz en una habitación oscura. Es la llave que abrirá una puerta cerrada, y la elección que liberará las esposas. Es el sonido de bienvenida de los reparadores de ascensores que llegan para salvarnos a mí y a mis amigos. Contiene un mundo de nuevas posibilidades y esperanza eterna.

Nuevo demuestra que el futuro del universo no está limitado por su realidad actual, por sus recursos actuales (o la falta de ellos).

Novedad ahora y más tarde

Hay novedad en el camino en el último día. Y esa novedad viene de fuera del sistema, del Dios Creador que hizo todo de la nada. Él dice, “Estoy haciendo todas las cosas nuevas.” La palabra nuevo muestra que todavía está en el negocio no sólo de mover cosas viejas, sino de hacer cosas nuevas. Muestra que la ley de la entropía, los procesos de decadencia, todas las leyes de la naturaleza, no tendrán la última palabra, porque por fin habrá una infusión de poder divino fresco, creativo y renovador en todo lo que sabemos.

Hay dos realidades alentadoras acerca de esta novedad que Dios trae. En primer lugar, no se refiere sólo a la creación de materiales no humanos. La gente también está incluida. Aunque en la nueva creación seguiré siendo Stephen Witmer (no alguien más), seré una versión aún mejor de Stephen Witmer que el mejor Stephen Witmer que he aspirado a ser. El cambio al nuevo Stephen Witmer será enorme.

En segundo lugar, la novedad no es sólo algo que Dios traerá al final de los tiempos. Ahora se especializa en llamar a ser cosas que no existen (Romanos 4:17). Su obra de nueva creación ya se experimenta en el presente a medida que las personas entran y experimentan más profundamente su unión con Jesucristo (2 Corintios 5:17).

Esto significa que la palabra nuevo nos abre posibilidades actuales genuinas. No nos limitamos a lo que somos actualmente, o incluso a lo que somos capaces de hacer de nosotros mismos. Ese anhelo que muchos de nosotros sentimos cambiar, de mejorar, de crecer (es por eso que hacemos resoluciones cada año) está destinado a estar satisfecho, y para todos los que creen, algún día estará plenamente satisfecho. Pero incluso ahora hay ayuda divina disponible desde fuera de nosotros mismos. Incluso mientras esperamos la liberación final, su poder divino puede hacernos desenfundar donde estamos ahora.

Liberado de la desesperación fija

En una de las escenas centrales de “A Tale of Two Cities” de Charles Dickens, Sydney Carton le revela su amor por Lucy Manette, junto con su -desesperación fija- de que alguna vez cambiará sus maneras sinvergüenzas. -Nunca seré mejor de lo que soy. Voy a hundirse más bajo, y ser peor.-

Incluso la esperanza parpadeante de sacudirse el perezoso y la sensualidad que Lucy inspira en Sídney es -un sueño, todo un sueño, que termina en nada, y deja al durmiente donde se acuesta…- Cuando Lucy le ruega que crea que es -capaz de cosas mejores,- él responde: -Lo sé mejor.- Está atascado.

Muchos lectores, a lo largo de muchos años, se han sentido atraídos por el carácter de Sydney Carton, tal vez porque resuenan con su desesperación, habiendo sentido a veces de esa manera nosotros mismos. Pero, por supuesto, hay otra razón: nos emocionamos por la redención que encuentra al final. Al establecer su vida para el marido de Lucy, Carton encuentra su vida. Su desesperación fija no es la última palabra. Resulta que cambia, y la ayuda que necesita viene de fuera de sí mismo (en el amor Lucy ha despertado en él). La súplica anterior de Lucy para que crea que es -capaz de cosas mejores- se hace eco en su famosa línea final: -Es una cosa mucho, mucho mejor que nunca.- Ella tenía razón después de todo.

No creas la mentira de que estás atrapado para siempre. No lo estás. Hay ayuda disponible que supera con creces cualquier recurso que pueda reunir usted mismo. Escuche a Dios decir: -He aquí, estoy haciendo todas las cosas nuevas,- incluso tú.

Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s