Aceptando la soberanía de Dios en la salvación y nuestro papel como Sus heraldos

Serie: Perfeccionismo y control

Aceptando la soberanía de Dios en la salvación y nuestro papel como Sus heraldos

Por Matthew Miller

Nota del editor: Este es el octavo capítulo en la serie de artículos de Tabletalk Magazine: Perfeccionismo y control

a doctrina de la soberanía de Dios nos da valentía ante las amenazas, resolución en medio del sufrimiento y esperanza bajo el peso de la decepción. Pero el conocimiento de Su soberanía no siempre produce esa confianza en nuestras conversaciones con los incrédulos. Aquí tendemos a sentirnos abrumados por el miedo a decir algo incorrecto y perplejos con respecto al alcance de nuestro papel humano en medio de Su plan divino.

¿Por qué existe esta diferencia? Tendemos a encontrar refugio en la soberanía de Dios cuando enfrentamos cosas que sabemos muy bien que están fuera de nuestro control: un diagnóstico, un desastre, una angustia o una muerte. Por otro lado, tendemos a aferrarnos al control, o la ilusión de control, en nuestras relaciones. Pensamos que si hacemos o decimos esto o aquello, podemos predecir razonablemente cómo reaccionarán las otras personas y cómo sus reacciones afectarán nuestra relación. Como sabemos qué tipo de relación queremos tener con ellas, hacemos todo lo posible para dirigir las cosas hacia el fin deseado. Esta ilusión de control le quita la valentía a nuestro testimonio, la valentía que la doctrina de la soberanía de Dios provee en las demás situaciones.

Hace años, me hice amigo de mi entrenador en el gimnasio. Éramos tan diferentes como podíamos ser. Yo era un estadounidense blanco de una familia que llevaba seis generaciones en el país; él era un inmigrante de piel oscura de África Oriental. Yo tenía «los brazos de un hombre pensante»; él era un enorme campeón de culturismo de peso pesado. Yo estaba soltero; él estaba en su segundo matrimonio y tenía tres hijos pequeños. Yo era cristiano; él no. Pero quería verlo llegar a conocer a Cristo.

En el fondo, también quería otra cosa: quería parecerle una persona agradable. Y ese era el problema. Mi deseo de que él conociera a Cristo a menudo chocaba con mi deseo de parecerle agradable. Pensaba que podría manejar estos dos deseos, pero en realidad tenía que elegir entre ellos.

No recuerdo exactamente cuándo sucedió, pero sí recuerdo que al fin le entregué esta relación al Señor. Oré: «Señor, no puedo salvar a este hombre, ni tengo ningún derecho a tener una amistad con él. Ayúdame a tener libertad cuando estoy con él y dejarte los resultados a Ti». Como resultado, comencé a decirle cosas sobre Cristo sin dudarlo mientras me guiaba de máquina en máquina por el gimnasio, no de manera forzada, sino de forma natural; al fin estaba cómodo con «perder» esta relación, y eso fue lo que hizo la diferencia. Llegó a conocer y confiar en Cristo meses después. El Señor lo hizo.

Una de las parábolas que nos ayuda a pensar en testificar es la parábola de los talentos (Mt 25:14-30). El señor confía talentos a sus siervos. En ningún momento los siervos son dueños de los talentos; los talentos son propiedad exclusiva del señor de principio a fin. Dos siervos se atreven a invertir el talento del señor. Un siervo no arriesga el talento, sino que lo protege, por lo que pierde la posibilidad de tener ganancias y queda bajo la condenación de su señor.

¿Has pensado alguna vez en tus relaciones con los incrédulos como algo que estás llamado a administrar y no a poseer? Lo que ocurre con los recursos encomendados también ocurre con las relaciones encomendadas: el mayordomo está llamado a arriesgarlas, a exponerlas al peligro para la ganancia del Señor. Necesitamos decirle al Señor: «Padre Celestial, si pierdo esta relación porque hablé de Ti, por más difícil que sea esa pérdida para mí, yo estaría conforme con eso. Libérame para que arriesgue esta relación como mayordomo y no la controle como si fuera mía. Tú eres el Señor soberano. Haz lo que quieras con ella».

Esto nos ayuda con uno de nuestros mayores miedos al testificar: el miedo a decir algo incorrecto. Hace dos décadas, mi madre no sabía qué hacer con una de sus amigas más queridas que no conocía a Cristo pero hacía todas las preguntas correctas y las había estado haciendo durante años. Mi madre estaba comenzando a perder la esperanza de que su amiga alguna vez cruzara el umbral entre indagar en el cristianismo y descansar en Cristo.

Las cosas llegaron a un punto crítico cuando un día su amiga le hizo otra pregunta y mi mamá respondió con un cierto grado de exasperación: «Escucha, [nombre de su amiga], a fin de cuentas, o el Señor te eligió o no lo hizo». No podía creer que esas palabras hubieran salido de su boca y deseó inmediatamente poder retirarlas. Había sido un momento de descuido. Pero ¿sabes qué? El Señor usó ese momento para irrumpir en el corazón de su amiga, quien tembló al pensar que tal vez no era escogida e inmediatamente se puso en acción para reconciliarse con Cristo. Ha estado caminando con Él desde entonces. Ese «momento de descuido» fue un momento en el que mi madre arriesgó todo, tal como lo hacen los mayordomos.

Esto también nos ayuda con nuestra mayor objeción teológica para no testificar: si Dios ya eligió quién creerá, ¿por qué deberíamos testificar? En realidad, esta pregunta es simplemente una ramificación de otra más amplia: si Dios es soberano sobre todo, ¿por qué deberíamos hacer algo?, ¿por qué plantar y cosechar?, ¿por qué tener y criar hijos?, ¿por qué estudiar?, ¿por qué levantarse de la cama? La respuesta a todas estas preguntas es la misma para el cristiano: por Su disposición soberana, Dios nos ha llamado a expresar que le pertenecemos administrando fielmente lo que Él nos ha confiado. Nos ha confiado nuestros cuerpos, así que plantamos, cosechamos y planificamos nuestras comidas. Nos ha confiado nuestras mentes, así que leemos, estudiamos y aprendemos. Nos ha confiado una descendencia, así que tenemos hijos y los criamos. Y nos ha confiado relaciones con personas que no creen (o todavía no creen), así que damos un testimonio fiel del evangelio de Jesucristo. En todas estas cosas, no solo en la última, Dios es completamente soberano y los resultados son Suyos. Pero en todas estas cosas, incluida la última, estamos llamados a expresar que pertenecemos a nuestro Señor soberano y a expresar esa pertenencia como mayordomos fieles.

Cuando pensamos en la soberanía de Dios, pensamos en Su «control», «determinación», «predestinación». Pero también deberíamos pensar en el «mío» de Dios. «Cuanto existe debajo de todo el cielo es mío», le declaró a Job (Job 41:11). Como Señor soberano, tiene derecho a hacer lo que quiera con las cosas que le pertenecen. Esas cosas incluyen nuestras relaciones con cónyuges, hijos, padres, vecinos y amigos incrédulos. ¿Qué relaciones en nuestra vida debemos ofrecerle al Señor soberano como «Suyas» y luego tratarlas como una mayordomía que debe ser arriesgada para Su gloria, y no como una posesión que debemos controlar para conseguir el resultado que preferimos?
Cuando aprendamos a pensar y orar de esta manera, descubriremos que, gradualmente, dar testimonio será menos abrumador y más natural. Encontraremos nuevo gozo en nuestras relaciones con los incrédulos, debido a que ya no llevaremos la carga falsa del control, y nueva valentía en nuestras conversaciones, debido a que nos sentiremos libres para dejarle los resultados al Señor. Todo esto es posible porque Él es un Señor bueno, sabio y completamente soberano que «desde toda la eternidad, por el sapientísimo y santísimo consejo de Su propia voluntad, ordenó libre e inmutablemente todo lo que acontece» (Confesión de fe de Westminster 3.1).

Publicado originalmente en Tabletalk Magazine.
Matthew Miller
El Dr. Matthew Miller es estudiante de doctorado en la University of Bristol de Inglaterra, director del C.S. Lewis Institute en Greenville, Carolina del Sur y profesor adjunto de divinidad en el Erskine Theological Seminary.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s