Crezcamos juntas en la Palabra de Dios, día 2

Aviva Nuestros Corazones

Serie: Crezcamos juntas en la Palabra de Dios

Dic 30 – Crezcamos juntas en la Palabra de Dios, día 2

https://www.avivanuestroscorazones.com/podcast/aviva-nuestros-corazones/crezcamos-juntas-en-la-palabra-de-dios-dia-2/

Annamarie Sauter:Con nosotras Laura Gonzalez de Chavez.

Laura Gonzalez de Chavez:La Palabra de Dios es es un banquete, es un banquete diario del cual comemos y bebemos hasta que seamos saciadas, ya no tenemos que ir a buscar más nada ni siquiera otros recursos ni un blog ni un podcast.

Annamarie:Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss Wolgemuth, en la voz de Patricia de Saladín.

Aquí está Patricia para dar inicio al programa de hoy.

Patricia de Saladín: La lectura para hoy en el Reto Mujer Verdadera 365 es Apocalipsis capítulos 20 al 22. ¡Hemos llegado al último día del año! 

Esta es nuestra última lectura de este año. Hoy estamos celebrando que hemos llegado a la meta final. Algunas comenzamos a correr desde enero del 2020; pero si tú eres de las que te uniste en marzo en junio o recién te uniste ahora a fin de año, ¡felicidades!, porque el fin de esto es que crezcamos en el conocimiento de Cristo a través de Su Palabra, y que atesoremos esa Palabra en nuestros corazones.

Y yo no sé tú, pero siento que ya he llegado a esa meta final donde extiendo mi pecho, corro y corto esa cinta con mi cuerpo, de haber corrido una carrera de maratón, una carrera de larga distancia. Un maratón es un recorrido donde la persona que lo emprende se reta a sí misma y descubre su fortaleza mental, espiritual. 

Pero en nuestro caso Dios nos ha ayudado a desarrollar nuestros músculos espirituales y a disciplinarnos para la piedad, y estamos tan entusiasmadas por lo que Dios ha hecho y por lo que hará en nuestras vidas, en la medida en que atesoramos Su Palabra en nuestros corazones. Y ayer dimos inicio a una conversación en la que comenzamos a hablar acerca de este Reto Mujer Verdadera 365 y lo que ha significado para tantas de nosotras.

Cómo hemos visto la fidelidad de Dios, bendiciendo un proyecto que parecía tan ambicioso. Y hoy continúan conmigo Elba de Reyes, Yamell de Jaramillo, Margarita de Michelén y Laura González de Chávez.

Saludos otra vez y encantada de estar aquí con ustedes en este último día del año 2020. 

Elba de Reyes:¡Wow! Qué bendición estar aquí, Patricia y todas las demás, es un regalo del Señor poder abrir los brazos y llegar a la meta.

Margarita de Michelén (Maggie):Puedo decir, Ebenezer, hasta aquí nos ha traído el Señor. Gloria a Dios por eso, por este gran privilegio de poder participar de este hermoso reto junto a mis hermosas y amadas hermanas.

Laura: Así es, qué gozo seguir hablando de este tema que nos apasiona, y hablar de las obras portentosas de Dios en este año.

Yamell de Jaramillo:Amén.Feliz de estar aquí y sí, de haber llegado como dice Patricia, a la meta con un año tan interesante como lo fue el 2020.

Patricia: Y en esa carrera hubo trayectos llanos, pero por lo general el trayecto estuvo escabroso, hubo colinas, valles, terreno rocoso, pero corrimos como dice Hebreos, corrimos la carrera con fidelidad, puestos los ojos en Jesús.

Saben que nosotros vivimos en una era que podríamos llamar espiritual, donde las personas se vuelven, no necesariamente a Dios, sino a todo lo que es espiritual. Y entonces a eso se le suma que vivimos en una era de mucha prisa; la vida es una vida deprisa. A pesar de que la pandemia nos ha detenido, encontramos formas de vivir ocupadas y muy ocupadas, ajetreadas.

Y cuando finalmente nosotras como mujeres estamos tranquilas, entonces usamos los teléfonos, las computadoras, las redes, Facebook, Twitter, Instagram, los blogs, los chats, y hoy estamos inundadas para que no tengamos lo que se conoce como una vida contemplativa, un tiempo de quietud. Y la mayoría de nosotras podemos decir que somos cristianas pero, sí somos honestas, la mayoría debe reconocer que hay algo que no anda bien con lo que decimos que somos, y nuestra relación con Dios y Su Palabra.

Y este reto de Mujer Verdadera está diseñado para recuperar, para volver y recuperar ese tiempo que nosotras necesitamos con Dios en Su Palabra, con nuestro Señor Jesucristo. No podemos ignorar los enemigos que tenemos que nos empujan, Satanás nuestro propio corazón, el mundo, las influencias. Nosotras queremos tener devocionales significativos pero qué me dicen ustedes, yo quiero que traigamos aquí sobre la mesa todas las cosas que hemos enfrentado y que enfrentamos, aun queriendo de todo corazón hacer fielmente ese reto.

Laura: Patricia, yo creo que bien dice dijiste que estamos viviendo en una época de una increíble distracción, a veces es difícil hasta enfocar nuestros pensamientos en una tarea porque, si no suena el teléfono, es alguien en un chat, que si un texto, que si un email, que si un blog, que si un programa. Ahora hay podcast sobre todo tema. Ya la verdad es que hay como una sobreinformación y nos cuesta mucho trabajo concentrarnos en lo verdaderamente importante.

En mi caso particular, recuerdo cuando me convertí, hace como 20 años, no existían muchas de estas cosas y quizás eso me ayudó a crear el hábito de estar en la Palabra, al punto, que hoy con las distracciones que hay, puedo ponerlas a un lado –y les tengo que confesar que me da trabajo– las tengo que poner a un lado para concentrarme en lo que estoy haciendo que es estar en un tiempo a solas con Dios en Su Palabra para que Él me hable y para que Él me guíe, para que Él ordene mis prioridades, para que Él me recuerde quién es Él, para que me recuerde quién soy yo, para que me recuerde quién soy en Él, y eso es algo que tenemos que buscar intencionalmente.

Recuerdo cuando me convertí, muy a principios de mi conversión, hubo un versículo que me retó que dice, «acérquense a Dios y él se acercará a ustedes» (Sant.4:8). Y recién convertida Dios me dio esa sed tan grande que yo tenía de conocerlo a través de Su Palabra.

Yo sabía que era importantísimo para mí estar en la Biblia porque si no yo no iba a conocer este Dios que se había revelado a mí. Inmediatamente la comencé a leer tapa tapa y cada año lo he hecho, pero yo puedo entender que es un reto hoy en día con tantas cosas y tantas distracciones y todo es obra del enemigo que no quiere que nosotras estemos ahí en esa fuente que es la Palabra de Dios, que es viva, que es eficaz, que es más cortante que cualquier espada de dos filos, que nos penetra los pensamientos y el alma.

Entonces claro que el enemigo va a poner todo tipo de obstáculos para que no estemos en ella.

Elba: Así es. En mi caso yo puedo compartir que aunque me convertí hace unos 35 años y tenía una excelente iglesia y sólida instrucción, quizás no había nadie que caminara junto conmigo los primeros días y no tuve esa convicción como tú Laura de leer la Biblia de tapa tapa. Sí me levantaba cada día temprano, sí pasaba un tiempo con el Señor, pero quizás me concentré en el Nuevo Testamento –por eso de que te dicen, «comienza por Mateo o comienza por Juan»– y entonces yo entendí que la Biblia podía ser como fragmentada y que yo podía tomar una parte y concentrarme en ella y luego volver a otra.

Años después empecé a leerla de tapa tapa, pero lo quiero compartir porque leyendo los comentarios y contestando muchas veces, he encontrado mujeres que confiesan que tienen 15 años, 10 años, 20 años, y nunca han leído la Biblia de tapa tapa. Qué bueno que este año te has animado; qué bueno que ahora Dios te ha dado la convicción de que la Biblia es un solo libro –si bien son todos estos libros recopilados juntos– pero es un todo, que ya como hablamos antes, empieza en Génesis y culmina en Apocalipsis.

Así que, qué bueno.

Laura: Así es. Imagínate que compras una novela y dices, «voy a leer primero el capítulo 5 y voy a leer el capítulo 10». No puedes hacer eso porque te pierdes de toda la narrativa y de la historia de la novela. Este es el libro que Dios dejó para nosotros y leer un texto o un o un texto aislado en Facebook, por más por más que te traspase, no es suficiente leer un texto o un salmo o un proverbio, sino que hay que leerla toda, conocer toda la historia, zambullirse en la historia bíblica, conocer la narrativa de principio a fin para poder conocer a Dios, cómo Él piensa, para que nuestro entendimiento sea informado con los principios bíblicos para que podamos tener una mente bíblica, y caminar de una manera que agrade a Dios para tomar decisiones, para interpretar los tiempos.

No podemos hacer nada de eso leyendo un versículo aquí y allá, o abriendo la Biblia al azar para ver qué Dios me tiene que decir, eso es como horóscopo casi, y esa no es la intención de la Biblia. La intención de la Biblia es conocer a Dios desde el principio hasta el fin, y que nuestra mente sea informada y podamos ir adquiriendo la mente de Cristo, y eso no se hace leyendo un capítulo o un libro solamente.

Yamell: Ahora que mencionas eso, Laura, y escuchándolas hablar, pienso que lo importante es conocer a Dios, conocer Su carácter. ¿Para qué? Para que de esa manera podamos vivir lo que nos dice la Palabra de Dios. O sea, mientras yo más me acerco a Dios a través de diferentes disciplinas que que conocemos, pero es a través de Su Palabra, cuando yo digo que la Palabra de Dios me limpie, entonces voy a poder reflejar al mundo Su carácter, y entonces voy a poder servirle mejor a Dios.

Laura: Conozco personas que se memorizan la Palabra y se memorizan un libro completo; pero a la hora de hacer una decisión, ellas no conocen los principios bíblicos, la mente de Cristo, la sabiduría de Dios, porque muchas veces van a la Palabra y recuerdan un versículo –lo cual es muy bueno, cuando uno memoriza y está en temor, uno recuerda un versículo que vuelve a enfocar tu mente en la verdad para huir de la tentación o algo así– eso está excelente, pero no es solamente eso, es conocer todo el consejo de Dios para aplicarlo a mi situación particular.

Eso requiere conocer el consejo completo, no solamente un versículo aislado.

Yamell: Y eso que tú dices Laura, conectando con lo que mencionaba Elba y conectando con el programa de ayer, lo que hablamos de ver a Cristo en todas las Escrituras, pienso en Levítico con Gálatas, por ejemplo. Esa conexión que tú puedes hacer. Es entender todo el consejo de Dios. He visto personas que dicen, «no, no, no, es que eso es Antiguo Testamento, ya eso no. Yo estoy bajo el nuevo pacto». 

No, tenemos que profundizar y tenemos que ver todo el consejo de Dios.

Maggie: Yo voy a traer dos ejemplos prácticos que vinieron a mi mente mientras las oía hablar. Uno está en Juan 5:39, y como Laura dijo, tenemos que ver el contexto –no solamente del capítulo, sino del libro. En ese contexto de Juan 5, vemos que el Señor sana un paralítico, pero lo sana en día sábado. Qué sucede, los judíos procuraban matar al Señor Jesús. El Señor Jesús, más adelante en los versículos del 19 al 20, establece Su autoridad. Él dice, «yo no vengo a hablar por mi propia cuenta sino que yo vengo hacer lo que el Padre me dice que yo debía hacer. Yo hago lo que mi Padre hace».

Y vemos también más adelante, como Juan el Bautista da testimonio de Jesucristo, y ese testimonio de Cristo eran Sus obras y Sus milagros. Pero qué sucede, los judíos tenían a la mano las Escrituras y el Señor les dice lo siguiente –y me encanta la ironía con que el Señor dice este pasaje. Dice así la Palabra de Dios: «También el Padre que me envió ha dado testimonio de mí. Nunca habéis oído su voz, ni habéis visto su aspecto, ni tenéis su palabra morando en vosotros; porque a quien él envió, vosotros no creéis. Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí». El Señor les está diciendo, «ustedes parece que escudriñan las Escrituras, parece que conocen la Escritura, pero aquí estoy yo, el Mesías prometido y ustedes no se han dado cuenta de que yo soy ese Mesías prometido.

Ellos escudriñaban las Escrituras, investigaban las Escrituras. Pero llegó el tiempo y las Escrituras les pasaron por encima y no se dieron cuenta quién les estaba hablando. Sin embargo, en el segundo ejemplo que está en Hechos 17, nosotros vemos que los bereanos «eran más nobles que los de Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando las Escrituras para ver si estas cosas eran así» (v.11). Este verbo escudriñar es interrogar, investigar, determinar, preguntar, discernir, examinar.

Y ese es el espíritu que nosotras deseamos transmitir a las hermanas oyentes. Examinen, escudriñen las Escrituras. Las Escrituras no fueron –es verdad que hay pasajes complejos– pero con la ayuda poderosa del Espíritu Santo, Él nos hará entender todas las cosas. Lo primero que tenemos que hacer es ir a la Palabra y dejar que ella nos hable. Si no entendemos algo, entonces podemos buscar las herramientas necesarias; pero la Biblia habla, habla por sí misma y realmente estos bereanos nos dejan un buen ejemplo. 

Ellos verificaron eso que oyeron abriendo las Escrituras, y aquí vemos dos formas de escudriñar, una que te llena el intelecto y te pasa la verdad bíblica por encima, y otro escudriñar que te lleva a eso que decía Patricia, de bajar ese conocimiento a la práctica, de modo que nosotros llevemos una vida consecuente entre lo que decimos creer y la forma en que vivimos.

Patricia: Amén. Y hablando de eso, Elba, también tú tienes el testimonio de muchas de esas que están corriendo, que ya corrieron que se van a volver a unir y van a seguir corriendo, y quizás quieras compartir alguno.

Elba: Claro que sí. En lo personal, me ha pasado que habiendo leído la Biblia de tapa a tapa anteriormente, cómo les ha pasado ustedes, yo no la había leído con otra nube de testigos junto conmigo, con tantas personas que no conozco y que se han vuelto familiares; o sea, sus comentarios cada día edifican mi alma. Ver cómo Dios ha ido trabajando en sus vidas y cómo empezaron leyendo quizás más informativamente. Luego abriendo sus corazones delante de todas las demás y puedo decir por ejemplo, aquí hay un testimonio en un momento que decía, «cómo me quebranta e impresiona conocer más y más los atributos de Dios, que lejos de ser crueles aún en apariencia, no solo son justicia sino en verdad una muestra de Su misericordia». 

Y ella pone muchas lágrimas llorando y dice, «mi corazón llora de agradecimiento aun en reconocimiento de mi maldad, pero viendo Su misericordia para hablarnos hoy a través de sus escritos». Otras hablan de cómo por primera vez ven ese carácter de Dios, esa justicia de Dios, pero esa misericordia también, y cómo su vida ha sido transformada. Y yo, leyendo la Palabra y leyéndolas a ellas, he sido transformada también. Me ministra, me edifica, me redarguye muchas veces ver su quebrantamiento, y quizás yo no estoy igual en este momento o en ese punto, pero ha sido una bendición.

Así que las animo, no solamente a leer la meditación, sino aún los comentarios con los que estas hermanas edifican nuestras almas.

Laura: Así es, y participar con sus propios comentarios, porque como tú dices Elba, uno lee cosas que uno dice: «wow, yo no había visto eso así, qué bien cómo el Espíritu es tan puntual en cada una, que las ministra de maneras diferentes».

Yamell: Y tú sabes que la Palabra de Dios es nuestro espejo. Es nuestro estándar, es nuestro norte, es el manual de vida. Por ende, nosotras no podemos desestimar o pensar que por más sencillo que parezca un tema, que la Biblia no tiene algo que decir. Y yo creo que, si bien es cierto que no voy a encontrar algo así específico con un nombre, sí entiendo que Dios tiene algo que decir con respecto a todas las áreas de nuestras vidas. Y es por eso que debemos conocer en detalle lo que la Biblia dice. No según mi interpretación o mi conveniencia, sino lo que en realidad Dios quiere decir.

Y me gusta eso que mencionabas, los bereanos, porque ese es un ejemplo de que tenemos que ser como ellos. Tenemos que indagar, tenemos que estudiar, ver por nosotras mismas. Orar que Dios nos dé deseo por la Palabra, pero también ver qué tiene que decirme a mí la Palabra de Dios. Y yo creo que la nuestra es una generación que tiene una gran cantidad de recursos ahí, pero es saber cómo usar esos recursos.

Lamentablemente, lo que nos falta es deseo de hacerlo porque recursos tenemos en gran cantidad, colores, materiales, como tú quieras. Vas a encontrar la Biblia física, digital, con marcadores, sin marcadores, o sea, no hay excusa, pero no podemos tampoco dar por sentado y creerme también como tú dices, y conformarme con lo que diga otro. No, yo debo hacer el ejercicio de estudiar por mí misma y a mí me gusta mucho lo que dice el Salmo 119 en uno de sus versículos.

Dice: «Tu palabra es una lámpara que guía mis pies y una luz para mi camino» (v,105, NTV). Creo que si quiero saber por dónde debo caminar, mi brújula es Su Palabra. Entonces yo creo que eso es súper importante. Cuando oramos le hablamos a Dios. 

Me encantan los salmos porque para mí ha sido bueno ver cómo el salmista derrama su corazón tal y como lo siente, «me siento así, me siento…» como tú quieras. Eso es la oración, el derramar tu corazón delante de Dios. Le hablas a Dios pero cuando lees la Palabra de Dios, Dios te habla a ti; y es a través de eso que vas a cambiar.

Yo no soy el estándar, el estándar no es otra persona, es la Palabra de Dios y es Cristo. Y digo siempre, aún lo que nosotras estamos diciendo aquí, ustedes mis hermanas que nos están escuchando, están llamadas a buscar la Palabra de Dios y ver que lo que estamos enseñando está alineado con la Palabra de Dios, con el correcto enfoque y la sana doctrina. Hay que ser como los de Berea y profundizar porque hay mucho. 

Laura: Oyéndote hablar, creo que lo que nos falta es hambre, hambre de Dios. Y sí, tenemos hambre, pero buscamos satisfacerla de la manera incorrecta. Porque dice la Palabra de Dios que es un banquete, es un banquete diario del cual comemos y bebemos hasta que seamos saciadas. Ya no tenemos que ir a buscar más nada, ni siquiera otros recursos ni un blog o un podcast. Ahora, hay tantos recursos –como tú dices– que muchas veces preferimos ir al podcast aún al de Aviva Nuestros Corazones, y nos quedamos satisfechas con eso. Eso es como ir a un a un lugar donde un banquete maravilloso y yo comerme un pancito, cuando tengo el banquete para mí.

Entonces, cómo no ir a ese banquete diariamente a procurar ese pan que nos sostiene, a esa agua de vida que nos sacia. Entonces nos quedamos en la orillita oyendo algunos podcast aquí y allá, que sí, por supuesto cómo están basados en la verdad nos ayudan, pero nunca será igual que ir a la Palabra de Dios. Buscamos la excusa, «no, porque es difícil de entender, ahí hay cosas que son difíciles», efectivamente, cuando vas a Ezequiel, Apocalipsis, a muchos de esos libros, son un poco difíciles, pero dice Isaías que la Palabra no vuelve vacía.

La puedes leer y quizás no entiendas todo, pero eso no importa tú sigues ahí en fe porque la Palabra va a cumplir el propósito para el cual Dios la envió, y toda Escritura, dice Timoteo, todos los libros, todos los versos, de principio a fin, todos son inspirados por Dios y son útiles para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en justicia.

Me encanta cómo dice Damaris cuando habla del texto que dice, «si yo no estoy en la Palabra no voy a ser enseñada, no voy a ser reprendida, no voy a ser corregida y no voy a ser instruida, porque eso es lo que me instruye». También dice Romanos que el Antiguo Testamento, que muchas, como hablamos ahorita, que hay personas que no lo quieren leer porque, «ay no, eso es como complicado, yo prefiero el nuevo», pero dice que ese libro fue escrito para nuestra instrucción, y para animarnos y darnos esperanza.

Toda toda la Palabra completa es un banquete, tú quieres todo el banquete y eso te sacia. Porque todos tenemos sed, lo que pasa es que la satisfacemos de forma que no nos llena. Entonces, queremos animarlas a que a que vayan a toda la Palabra y la busquen con afán.

Maggie: Amén. Jesucristo mismo citó el Antiguo Testamento una y otra vez. Entonces, si para Cristo el Antiguo Testamento fue importante hacerlo saber, para nosotras también tiene que serlo. Porque es maravilloso ver en el Nuevo Testamento cómo todo el Antiguo Testamento tuvo su cumplimiento. Y eso de verdad, cada vez que tú descubres una profecía y ves su cumplimiento en el Nuevo Testamento, de verdad, de verdad, es para brincar y saltar de gozo y alegría. Y aleluya, gloria a Dios, porque Tú abriste los ojos de mi entendimiento para ver esa verdad y afirmarme más en la fe, porque las profecías lo que deben hacer es eso, confirmar nuestra fe y seguir creyendo en ese Dios que llevará a cabo Su historia hasta el final.

Laura: Yo quiero animarlas, porque así como cuando no comemos comida cuando nosotros pasamos un día de ayuno o cuando tenemos tantas ocupaciones que no podemos comer, nos da dolor de estómago, nos debilitamos, igualmente nuestro espíritu se debilita cuando no estamos en la Palabra. Y como nos recuerda Deuteronomio que dice, «no solo de pan vivirá el hombre, sino que vive de toda palabra que sale de la boca de Dios». O sea, de eso se alimenta nuestro espíritu. Así que no seamos mujeres débiles espiritualmente, no estemos pasando hambre espiritualmente porque hay un manjar disponible para nosotras. 

Annamarie: ¿Te has conformado con estar a la orilla de los tesoros de la sabiduría de Dios, o estás dispuesta a profundizar? Patricia de Saladín, Laura Gonzalez de Chavez, Elba de Reyes, Margarita de Michelén y Yamell de Jaramillo, te han animado a sumergirte en el banquete de la Palabra de Dios. ¿Dirás: «Sí, Señor»?

Mañana ellas regresarán con nosotras para animarnos, no solo a leer la Biblia, sino a vivirla. Te esperamos para este próximo programa de Aviva Nuestros Corazones.

Creciendo en la Palabra de Dios juntas, Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss Wolgemuth es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras son tomadas de la Biblia de Las Américas, a menos que se indique lo contrario.

Arraigado, Jonathan y Sarah Jerez ℗ 2020 Jonathan y Sarah Jerez.

Permisos de publicación autorizados del Ministerio Aviva Nuestros Corazones para Alimentemos El Alma

Todos los Derechos Reservados

Disponible sobre el Internet en: http://www.avivanuestroscorazones.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s