La verdadera amistad

Esclavos de Cristo

La verdadera amistad

George Lawso

Más vale ser reprendido con franqueza
que ser amado en secreto. (Pr 27.5)

Hay dos cualidades muy necesarias en un amigo: el amor y la fidelidad; y esta última es primordial para que nuestra amistades resulten realmente beneficiosas para nosotros. Hay algunos que nos aman con sinceridad y calidez, pero carecen del coraje necesario para ser fieles a la hora de reprendernos cuando lo merecemos. Sin embargo, la reprensión, aunque sea severa e hiriente, es mejor que un amor que que no se revela en forma de reprensiones necesarias.

El verdadero amigo no divulgará nuestras faltas a los cuatro vientos, pero tampoco las justificará para salvar nuestra reputación; porque la virtud es la esencia de la verdadera amistad y no debe infringirse por amor a nuestros amigos más queridos.

Por tanto, debemos valorar a aquel amigo que hace sus represiones tan públicas como sean nuestra faltas, y que no escatima a la hora de decirnos sin rodeos en nuestra cara en que hemos errado, porque da buena prueba de que aprecia nuestro autentico bienestar por encima de su interés particular por nosotros. El amigo que nos ama, pero tiene miedo de reprendernos cuando lo merecemos, no demuestra tener muy alta estima de nuestro sentido común y nuestro carácter, por que parece que nos cree incapaces de soportar la represión y prefiere disfrutar de que nuestra sonrisas que hacernos un servicio fundamental. Nuestro Señor amaba a sus Apóstoles con mucha ternura, y los regañaba con admirable prudencia y bondad cada vez que lo necesitaba. Él jamás quiso tolerar el pecado entre ellos, sino que los reprendía de tal forma que su amor hacia Él fuera en aumento y que no disminuyera. Aprendamos, pues, de este proverbio a ejercer la fidelidad de la amistad con aquellos a quienes amamos, y a agradecer a nuestros amigos cuando demuestren la sinceridad de su cariño al preocuparse por nuestras almas. Deberíamos valorar la sinceridad por encima de la cortesía y disculpar los pequeños defectos en esa última cualidad por amor a la primera.

Lawson, G. (1829). Comentario a Proverbios (p. 733-734). España, Publicaciones Aquila, 2006 para la versión española.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s