La Palabra de Dios como medio de gracia

Ministerios Ligonier

El Blog de Ligonier

Serie: Los medios ordinarios de gracia

La Palabra de Dios como medio de gracia
Por Robert VanDoodewaard

Nota del editor: Este es el tercer capítulo en la serie de artículos de Tabletalk Magazine: Los medios ordinarios de gracia

veces escuchamos de atletas, artistas o escritores talentosos que son subvalorados. A pesar de sus capacidades, su trabajo es ignorado y no han recibido el reconocimiento que merecen. La popularidad y el éxito de otras personas menos talentosas nos desconcierta, y nos preguntamos por qué nuestra cultura está tan obsesionada con la superficialidad y la fama vacía. Sin embargo, deberíamos considerar que hay un patrón mucho más irracional que se ha desarrollado en este mundo: la mismísima Palabra de Dios ha sido subvalorada. Como cristianos, debemos permanecer firmes en nuestro aprecio por la Palabra de Dios, que Él usa como el medio primario para la creación y edificación de Su Iglesia.

Debemos recordar que la Palabra de Dios es poderosa. La Palabra de Dios tuvo un papel fundamental en la creación de todo lo que existe (Sal 33:6Jn 1:3). En este preciso momento, es la Palabra del poder de Dios la que sostiene todas las cosas (Heb 1:3). Si bien las personas más grandiosas y sus mejores obras se marchitan y desaparecen de esta tierra, la Palabra del Dios nuestro permanece para siempre (Is 40:8). Mientras para nosotros es difícil impactar los corazones y las mentes, «la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de dos filos; penetra hasta la división del alma y del espíritu, de las coyunturas y los tuétanos, y es poderosa para discernir los pensamientos y las intenciones del corazón» (Heb 4:12). La Palabra de Dios es clave en la transformación de los creyentes, pues «habéis nacido de nuevo, no de una simiente corruptible, sino de una que es incorruptible, es decir, mediante la palabra de Dios que vive y permanece» (1 Pe 1:23).


También debemos recordar que la Palabra viva tiene un gran potencial para crecer y expandirse. En el libro de los Hechos, leemos una narración fascinante del crecimiento de la Palabra. Los apóstoles se enfocaron exclusivamente en la oración y el ministerio de la Palabra; ellos entendieron que ese era el centro de su ministerio (Hch 6:1-4). Por eso, en Hechos vemos escenas gloriosas del crecimiento de la Iglesia, con miles de personas siendo añadidas a ella. Sin embargo, puede decirse que a lo largo de Hechos hay un énfasis mayor en la expansión, el crecimiento, la multiplicación y la prevalencia de la Palabra del Señor (Hch 6:712:2413:4919:20). Si nos alejamos un poco para examinar el libro de los Hechos, vemos que es tanto un relato del crecimiento de la Palabra como un relato del crecimiento de la Iglesia. En vez de enfocarnos principalmente en los efectos de la Palabra cuando la Iglesia crece, debemos tener un aprecio saludable por la presencia y el crecimiento de la Palabra misma.

Al examinar la manera en que las Escrituras testifican de estas verdades, tenemos que confesar que la Palabra de Dios debería tener un lugar primario en la vida de la Iglesia. Nunca debe descuidarse. La pregunta 89 del Catecismo Menor de Westminster enseña:

El Espíritu de Dios hace que la lectura, y, más especialmente, la predicación de la Palabra, sean medios eficaces de convencer y de convertir a los pecadores, y de edificarlos en santidad y consuelo, por medio de la fe, para la salvación.

Cuando el Catecismo Menor se refiere a la lectura y predicación de la Palabra de Dios como un «medio», está hablando de ella como un instrumento o una herramienta. En un sentido, es similar a la manera en que podríamos usar un currículo escolar como un medio para cambiar las mentes de los alumnos, o usar un proceso para darle forma a un trozo de madera. La realidad es que, aunque la Biblia es impresa por imprentas humanas y predicada por predicadores humanos, el Señor es quien está usando la Palabra como una herramienta para obrar en nosotros. El apóstol Pablo les enseñó a los tesalonicenses que «cuando recibisteis la palabra de Dios, que oísteis de nosotros la aceptasteis no como la palabra de hombres, sino como lo que realmente es, la palabra de Dios, la cual también hace su obra en vosotros los que creéis» (1 Tes 2:13).

En lo que respecta al uso de la Palabra de Dios, la responsabilidad principal de la Iglesia es asegurarse de que la Palabra sea predicada de forma cuidadosa, sustancial y veraz, y confiar en que el Señor la utilizará cuando eso ocurra. El Hijo de Dios mismo vino como predicador del evangelio (Lc 4:18). Sus apóstoles fueron enviados principalmente a predicar la Palabra. Hombres como Timoteo y Tito fueron llamados a enfocarse en predicar y enseñar con autoridad (1 Tim 4:13-14Tit 2:13). Estaríamos perdidos si no tuviéramos predicadores enviados a traernos las buenas nuevas, pues «la fe viene del oír, y el oír, por la palabra de Cristo» (Rom 10:14-17). En Tito 1:3 Pablo enseña que Dios «manifestó a su debido tiempo su palabra por la predicación». Eso significa que Dios «revela» o «da a conocer» Su Palabra mediante la predicación. Lo que era un misterio para el hombre natural es revelado.

Cuando unimos estos conceptos, tenemos que aceptar que no es común lograr entender la realidad del pecado, llegar a la fe en Cristo o entender la amplitud o profundidad de las Escrituras sin la predicación. Así como los padres diligentes moldean y conforman el carácter de sus hijos principalmente a través de sus palabras, el Señor normalmente reúne y moldea a Sus hijos por medio de la predicación de Su Palabra.

Una de las grandes bendiciones de encontrarnos bajo la predicación fiel es que con frecuencia nos vemos expuestos a verdades, correcciones y estímulos inesperados. Dejados a nosotros mismos y a nuestras propias ideas, solemos terminar viviendo o aprendiendo según nuestras propias preferencias. En algunos casos, eso puede ocasionar que se abuse de determinados pasajes de las Escrituras. Exponernos de manera regular a una predicación expositiva, que cubra la totalidad de la Escritura a lo largo del tiempo y nos presente cosas antiguas y cosas nuevas, brindará a los creyentes una dieta espiritual saludable. Contar con un predicador que conozca las necesidades y preocupaciones de la congregación se traducirá en una guía que puede resultar desafiante, pero que en última instancia, restaurará nuestras almas y nos guiará por «senderos de justicia» (Sal 23). El Nuevo Testamento nos dice quince veces: «El que tiene oídos para oír, que oiga».

La Biblia nos muestra asimismo la bendición de nuestro uso personal de la Palabra de Dios como medio de gracia. Que la predicación sea necesaria no significa que los creyentes no se beneficien también del estudio individual de la Palabra. El salmista se despertaba temprano para orar y leer la Palabra (Sal 119:147-48). Los bereanos «imparciales» escudriñaban diariamente las Escrituras (Hch 17:11). La lectura cuidadosa y diligente nos equipará para escuchar la predicación con discernimiento. Tener una dieta constante y consistente de lectura personal de la Escritura nos hará perfectos y nos equipará «para toda buena obra» (2 Tim 3:17). También nos reprenderá y corregirá constantemente (v. 16), lo que puede ser difícil, pero es necesario. Nos señalará con frecuencia que necesitamos a Cristo, nos dará «la sabiduría que lleva a la salvación» y nos dará un fundamento para la doctrina y la vida cristiana (vv. 15-16).

Cuando lees la Biblia o escuchas la predicación fiel, ocurre algo más que una mera transmisión de ideas. La Palabra es más que papel y tinta, y la predicación es más que un discurso. La Palabra es viva, pues el Señor obra eficazmente por Su Espíritu Santo a través de ella. Hay muchas ilustraciones de esta verdad en la Escritura: a través de Su Palabra, el Señor está sembrando una simiente incorruptible (1 Pe 1:23), produciendo arrepentimiento y fe (Rom 10), alimentando nuestras almas con el pan de vida (Mt 4:4Jn 6:35), creando una fuente de aguas vivas en nuestro corazón (Jn 7:38) y lavando a Su Iglesia (Ef 5:26). Tener la Palabra morando en nosotros es estar unidos con Cristo y ser conformados a Su voluntad para que aprendamos a desear lo que es piadoso y santo (Jn 15:7). Eso significa que la Palabra es un regalo incomparablemente precioso y poderoso de Dios para nosotros, pues Él obra a través de ella. En la Palabra, encontramos a Cristo y, encontrando a Cristo, tenemos comunión con Él.

Por último, para el cristiano hay una gran tranquilidad en el hecho de que la Palabra de Dios no cambia. Vivimos en un mundo que ve el cambio como algo virtuoso en sí mismo, incluso muchos cambios necios de moral, ética y estilo de vida. Las modas van y vienen, pero podemos estar agradecidos porque, como el pueblo del Libro, confesamos la misma Palabra que ha confesado la Iglesia de todas las edades. La Palabra de Dios no ha perdido su importancia ni su poder como medio de gracia. Sigue creciendo y expandiéndose por muchas partes de la tierra. «Sécase la hierba, marchítase la flor, mas la palabra del Dios nuestro permanece para siempre» (Is 40:8).

Publicado originalmente en Tabletalk Magazine.
Robert VanDoodewaard
Robert VanDoodewaard

El reverendo Roberto VanDoodewaard es pastor de la Iglesia Reformada Esperanza en Powassan, Ontario, Canadá.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s