//
estás leyendo...
Audio, Familia, Iglesia Cristiana, Interés General, Matrimonio, Noviazgo, Padres, Todos los Artículos, Vida Cristiana

En Terreno Firme

Isha – Salmos

DÍA 64 – Salmo 40

Dosis: Gratitud

En Terreno Firme

“Puse en el SEÑOR toda mi esperanza; él se inclinó hacia mí y escuchó mi clamor. Me sacó de la fosa de la muerte, del lodo y del pantano; puso mis pies sobre una roca, y me plantó en terreno firme. Puso en mis labios un cántico nuevo, un himno de alabanza a nuestro Dios. Al ver esto, muchos tuvieron miedo y pusieron su confianza en el SEÑOR.” (Salmo 40:1–3) (NVI)

Este es un Salmo de gozo y gratitud. Dios libró a David y él le agradece y lo alaba. Cómo hemos visto, David enfrentó situaciones de crisis, problemas complejos, amenazas de muerte, traición y persecución, y en este salmo reconoce que la fe y la espera paciente siempre serán premiadas.

¿Has tenido tu propio pozo de la desesperación? ¿Te hundiste en el lodo cenagoso? ¿Experimentaste ya lo que es pisar terreno firme a pesar de la complejidad de tus problemas? David dice: “Dichoso el que pone su confianza en el SEÑOR” Porque él endereza nuestros pasos y pone nuestros pies sobre una peña. ¡Qué hermosa manera de expresar la estabilidad que necesitamos, la seguridad, la firmeza y la fortaleza que nos lleva a entonar un cántico de alabanza con una actitud de gozo y alegría.

David empieza a recordar todas las maravillas y bendiciones que ha recibido de Dios. Y dice que ¡es imposible contarlas!: “Muchas son, SEÑOR mi Dios, las maravillas que tú has hecho. No es posible enumerar tus bondades en favor nuestro. Si quisiera anunciarlas y proclamarlas, serían más de lo que puedo contar.

¿Puedes contar las maravillas que Dios ha hecho con tu vida? ¿Las tienes presente? David expresa su gratitud y describe el efecto que ha causado en su corazón gozar de esa misericordia de Dios: “Me agrada, Dios mío, hacer tu voluntad; tu ley la llevo dentro de mí.» En medio de la gran asamblea, he dado a conocer tu justicia. Tú bien sabes, SEÑOR, que no he sellado mis labios. No escondo tu justicia en mi corazón, sino que proclamo tu fidelidad y tu salvación. No oculto en la gran asamblea tu gran amor y tu verdad”.

En los siguientes versículos leemos que los problemas de David no habían terminado, pero su esperanza es que si Dios lo libró en el pasado puede hacerlo en el presente y en el futuro. “No me niegues, SEÑOR, tu misericordia; que siempre me protejan tu amor y tu verdad.”

Oración: Señor enséñame a confiar que tú tienes el poder de enderezar mis pasos y poner mis pies en un terreno firme. Amén.

De Vergara, P. A., de Vera, A. D., & Harris, K. O. (2012). Isha-Salmos: Una dosis diaria de fe para ti. (P. A. de Vergara, Ed.) (Primera Edición, p. 79). Lima, Perú: Ediciones Verbo Vivo.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Alimentemos El Alma Auido

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: