//
estás leyendo...
Devocional, Familia, Iglesia Cristiana, Interés General, Matrimonio, Noviazgo, Padres, Todos los Artículos, Vida Cristiana

Tu lista personal

Isha – Salmos

DÍA 139 – Salmo 103

Dosis: Bendiciones

Tu lista personal

“Alaba, alma mía, al SEÑOR; alabe todo mi ser su santo nombre. Alaba, alma mía, al Señor, y no olvides ninguno de sus beneficios.” (Salmo 103:2) (NVI)

Este Salmo es hermoso porque revela el carácter de Dios. Y nos llama a la devoción, a bendecirlo y alabarlo por todos sus beneficios. Cuando estamos en problemas es fácil olvidarnos de las bendiciones que Dios nos ha dado, pero David nos ofrece en este salmo una lista que no debemos pasar por alto. Pero antes de comenzar, recordemos que todo esto lo hemos recibido ¡sin mérito alguno! Es decir, todo ha sido un regalo inmerecido, evidencias de su amor y su gracia.

El primer beneficio recibido es el perdón. El salmista dice: “Él perdona todos tus pecados…” El Padre nos ofrece perdón, y aunque a nosotros no nos cuesta, el precio fue grande: la vida de su Hijo en la cruz. Cuando estemos abatidas, recordemos que Dios nos ha perdonado, que Él nos otorga el perdón de nuestras culpas que es la base para recibir todas las otras bendiciones.

También dice que Dios “sana todas tus dolencias”. Él tiene el poder suficiente para obrar en nuestro cuerpo conforme a su voluntad. Jesús experimentó el dolor por eso puede identificarse con nosotras. Quizá sigues postrada en cama porque cierta enfermedad no se va de tu cuerpo, pero este verso sigue siendo verdad. ¡Él sana y restaura! Recuerda que la enfermedad más grave es el pecado. Todo lo demás tiene solución, e incluso la muerte no es el fin sino el principio. Pero el alma que pecare, esa morirá, así que si Jesús nos ha perdonado y sanado de este cáncer del pecado ¡somos dichosas!

Dice además“….él rescata tu vida del sepulcro y te cubre de amor y compasión;” Dios nos ha dado el rescate de la muerte. Ciertamente la Biblia confirma que experimentaremos la muerte. Nuestros cuerpos yacerán en la tumba, pero la promesa es certera: resucitaremos y nuestros cuerpos serán glorificados. La vida eterna será nuestra. ¡Qué maravilla! Él también nos cubre de amor y compasión. Cuando tenemos el frío de la soledad o la angustia, nos pone el manto de su amor. Tal vez hemos tenido momentos difíciles, pero de modo extraordinario hemos sentido su presencia y su calor rodeándonos.

Dice el salmista que el Señor “colma de bienes tu vida y te rejuvenece como el águila.” Todas podemos hacer una lista de las cosas que Dios nos ha dado sin merecerlo, desde la vida, la salud, las fuerzas y la provisión para todas nuestras necesidades. Todo lo bueno proviene de Él. Además, él nos rejuvenece como las águilas. ¡Qué verdad tan hermosa!” Se dice que el águila puede vivir hasta cien años y que su vitalidad se renueva cada día. Hasta nuestra vitalidad viene proviene de su amor. No sé cuán dura o complicada sientas tu vida en este momento, siempre puedes contar las bendiciones: pasadas, presentes y futuras. Hoy toma prestada la lista del rey David y comienza a hacer la tuya alabando a Dios.

Oración: Señor, gracias por todo lo que me has dado sin yo merecerlo. Te alabo con todo mi corazón. Jamás olvidaré lo que has hecho por mí. Amén.

De Vergara, P. A., de Vera, A. D., & Harris, K. O. (2012). Isha-Salmos: Una dosis diaria de fe para ti. (P. A. de Vergara, Ed.) (Primera Edición, p. 155). Lima, Perú: Ediciones Verbo Vivo.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Alimentemos El Alma Auido

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: