//
estás leyendo...
Devocional, Familia, Iglesia Cristiana, Interés General, Matrimonio, Noviazgo, Padres, Todos los Artículos, Vida Cristiana

Mi Padre Celestial

Isha – Salmos

DÍA 140 – Salmo 103

Dosis: Paternidad

Mi Padre Celestial

“Tan compasivo es el Señor con los que le temen como lo es un padre con sus hijos.” (Salmo 103:13) (NVI)

Este salmo también describe las entrañas paternales de Dios. Él es el Padre perfecto, que guía, instruye, soporta, cuida, compadece, restaura, perdona y abraza. ¿Has aprendido a cobijarte en los brazos de este Padre eterno?

Karina creció con un padre abusivo. Los fines de semana llegaba a casa ebrio y las golpeaba a ella y a su madre. Cuando Karina tuvo a su primer hijo, se preguntó cómo debía ser una madre pues se dio cuenta que repetía muchos de los patrones que tanto había detestado en su propio padre y tembló de miedo.

Muchas mujeres han crecido como Karina. Los ciclos de disfuncionalidad y abuso roban a los niños de una relación amorosa con sus padres. Pero Dios se ofrece hoy para ser el Padre que tanto hemos anhelado. Quizá nos gustaría salir a pasear con Él o sentir su abrazo físico, pero Dios nos da mucho más como el Padre que quiere ser para nosotras. En este salmo encontramos algunas características de su paternidad.

En principio el salmista dice que nuestro Padre celestial es lento para enojarse: “El SEÑOR es clemente y compasivo, lento para la ira y grande en amor. No sostiene para siempre su querella ni guarda rencor eternamente. No nos trata conforme a nuestros pecados ni nos paga según nuestras maldades. El padre de Karina ardía en ira a cada momento, pero nuestro Padre celestial es paciente. Nos corrige, nos muestra lo correcto, y nos permite elegir nuevamente. Imitemos al Padre y demos gracias por su compasión. Nuestro Padre no nos reprenderá todo el tiempo ni seguirá enojado para siempre, más bien mantiene la puerta abierta y aguarda como un caballero que nos acerquemos y pidamos perdón.

Su amor es incondicional e infinito, todas necesitamos que nos amen de esta manera. El salmista describe la perfección de ese amor: “Tan grande es su amor por los que le temen como alto es el cielo sobre la tierra. Tan lejos de nosotros echó nuestras transgresiones como lejos del oriente está el occidente. Tan compasivo es el SEÑOR con los que le temen como lo es un padre con sus hijos. ¿Puedes dar testimonio de este amor en tu vida?

Nuestro Padre no nos trata con la severidad que merecemos, por el contrario se compadece de nuestras debilidades: “Él conoce nuestra condición; sabe que somos de barro.” ¡Cuántas veces no hemos acudido nuevamente a Él quebrantadas luego de fallarle, repitiendo las palabras de este salmo, acuérdate de que soy polvo! Lo que sufrió Karina a manos de su padre es indecible, sobre todo porque sus “faltas” no merecían tanta crueldad. Pero lo que hemos hecho a nuestro Padre, a pesar de que merece una corrección dolorosa, ha sido puesta sobre Cristo y ahora recibimos perdón. ¡Qué gran noticia! Nuestro Padre es tierno. Karina jamás experimentó un abrazo o un beso paternal, pero nuestro Padre celestial nos trata con delicadeza y nos lleva por caminos de paz.

Oración: Señor, gracias porque eres el Padre perfecto. Ayúdame a ser una madre conforme a tu corazón. Amén.

De Vergara, P. A., de Vera, A. D., & Harris, K. O. (2012). Isha-Salmos: Una dosis diaria de fe para ti. (P. A. de Vergara, Ed.) (Primera Edición, p. 156). Lima, Perú: Ediciones Verbo Vivo.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Alimentemos El Alma Auido

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: