¡Vayan!

Ministerios Ligonier

El Blog de Ligonier

Serie: La historia de la Iglesia | Siglo I

¡Vayan!

Por Dennis E. Johnson

Nota del editor: Este es el tercer capítulo en la serie especial de artículos de Tabletalk Magazine: La historia de la Iglesia | Siglo I

Con sus esperanzas frustradas por la muerte de su Maestro, dos de los amigos de Jesús caminan apesadumbrados hacia Emaús. Al encontrarse con un «extraño» en el camino, le explican cómo la crucifixión de Jesús ha hecho añicos sus sueños: «Nosotros esperábamos que Él era el que iba a redimir a Israel» (Lc 24:21). Escucha su desilusión: «Habíamos esperado, pero luego Él murió». 

Pero ahora, semanas después, sus esperanzas están vivas nuevamente, emergiendo con Él de Su tumba. Ellos han visto a Jesús, misteriosa pero tangiblemente vivo de nuevo, una y otra vez. El sueño en sus corazones alcanza la punta de sus lenguas: «Señor, ¿restaurarás en este tiempo el Reino a Israel?» (Hch 1:6). Ciertamente un Dios que ha rescatado de la tumba a Su Mesías puede desterrar a los infieles opresores de Su tierra, quebrando el yugo que tenían en el cuello de Su pueblo.

Sin embargo, a los ojos de Jesús, los sueños más descabellados de Sus discípulos en cuanto al resurgimiento de Israel no son lo suficientemente grandes. Dios tiene una agenda de Reino más grande de lo que ellos han imaginado, una que minimiza su insignificante preocupación por el rango de Israel en el orden jerárquico político. Jesús les recuerda que el tiempo de Dios no es asunto de ellos (como les había dicho antes en Mr 13:32); luego Él expande sus horizontes con respecto al Reino de Dios: «Pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros; y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra» (Hch 1:8). De esta promesa fluye el resto del relato de Lucas de «los Hechos», pero no los de los apóstoles. Al caracterizar su evangelio como un relato de «todo lo que Jesús comenzó a hacer y a enseñar» (Hch 1:1), Lucas da a entender que Hechos relata todo lo que Jesús siguió haciendo y enseñando después de ascender al cielo. La diferencia es que ahora Él reina como Señor y Cristo en el cielo, extendiendo Su gobierno sobre la tierra a través del poder del Espíritu en la palabra de Sus testigos. 

La agenda del Reino de Dios todavía sigue avanzando.

La luz se mueve en forma de ondas, como las ondas en un estanque que se propagan desde el punto donde la piedra atravesó la superficie. Obediente al mandato del Señor, la Iglesia espera al Espíritu en Jerusalén y, cuando este llega en poder, ella da su primer testimonio valiente allí. Aunque el lugar es la capital de Israel, sus oyentes constituyen los primeros frutos de una cosecha mundial (de manera apropiada, ya que la Ley estableció a Pentecostés como una fiesta de los primeros frutos, Nm 28:26). Lucas inserta una lista de nacionalidades (Hch 2:9–11) que evoca la lista de naciones que precedió a Babel (Gn 10) con el objeto de subrayar el movimiento centrífugo geográfico y demográfico del Reino. A medida que el evangelio es proclamado, una gran cantidad de gente de todas partes se precipita a este. La Iglesia crece de ciento veinte a más de tres mil en un solo día, y los números pronto superan los cinco mil (Hch 4: 4). 

El aumento trae oposición y sobrecarga administrativa. Los apóstoles pasan las noches tras las rejas y los días presentándose ante los celosos agentes de poder del sistema judío, quienes amenazan con serias consecuencias a menos que los testigos de Jesús dejen de proclamarlo crucificado y resucitado. Sin embargo, los testigos no son libres para desistir; la autoridad de su Señor resucitado triunfa sobre la de los líderes del judaísmo. Obligados a obedecer a Dios por encima del hombre, ellos explican con calma: «No podemos dejar de decir lo que hemos visto y oído» (4:20; cf. 5:29). 

La fructuosidad del evangelio en gran número, así como las diferencias de idioma, interfieren en el cuidado de la Iglesia para con las viudas de habla griega, amenazando su unidad (6:1). La solución es una distribución de la autoridad de liderazgo, con siete hombres sabios y de confianza (todos con nombres griegos, ¡y uno que era un prosélito gentil!) designados para supervisar los ministerios de misericordia, liberando a los apóstoles para servir a la gente con la Palabra de Dios y la oración (Hch 6). La Palabra sigue creciendo (6:7), porque la Iglesia crece por la Palabra (ver 12:24; 19:20; Col 1:6). 

A través de Esteban y sus colegas, el Reino irrumpe como una ola sobre los muros de Jerusalén, esparciéndose por toda Judea y Samaria, llevado por cristianos dispersos ​​por la persecución como si fueran semillas que dan vida (Hch 8:1). Esteban abre las compuertas al declarar que Dios (quien no está encerrado en templos hechos por el hombre) puede estar con Sus siervos en cualquier lugar: con Abraham en Mesopotamia, con José en Egipto y con Moisés en el Sinaí (7:2, 9, 30). Esteban sella su testimonio con su sangre, y su paz frente a la muerte enciende el celo de Saulo, quien no descansará hasta que haya borrado esta amenaza a sus preciadas tradiciones (8:3). 

Felipe, consiervo de Esteban, es dispersado hacia el norte hasta Samaria (8:4-25) y luego hacia la costa (8:26-40). Por medio de él, el Reino de Dios rompe dos barreras demográficas más. Los samaritanos son mestizos étnicos y sincretistas religiosos, que se adhieren a los libros de Moisés pero añadiéndoles elementos paganos (2 Re 17:24-41 nos da una pista sobre sus antecedentes). Sin embargo, el Jesús que Felipe predica irrumpe como la luz del día en corazones nublados con superstición y magia. Al poco tiempo Pedro y Juan siguen los pasos de Felipe e incorporan a los creyentes samaritanos en la Iglesia bautizada en el Espíritu (Hch 8:14-25). 

La segunda barrera es aún más alta: la pared aparentemente inviolable que separa a los judíos de los gentiles incircuncisos (Ef 2:14-15). El tesorero de Etiopía ha hecho una peregrinación al templo de Dios en Jerusalén, y de regreso está desconcertado por un precioso pergamino que contiene la profecía de Isaías sobre el Siervo Sufriente (Hch 8:26-39). Este dignatario no puede ser un prosélito del judaísmo. Él es un eunuco, y su discapacidad, así como su linaje gentil, lo excluyen doblemente de la asamblea del Señor (Dt 23:1). Pero ahora un nuevo día ha llegado. Dios ahora da la bienvenida tanto a los eunucos como a los extranjeros a Su nuevo templo, abrazando a los «extranjeros» en Su gracia (Is 56:3-8). 

Pedro sigue a Felipe hacia el oeste hasta la costa, llegando a Jope a tiempo para su cita divina con los emisarios de un centurión romano, Cornelio (Hch 10-11). A los ojos de los judíos, Cornelio es un gentil piadoso, pero todavía incircunciso y, por lo tanto, fuera del pueblo de Dios (10:1-2; 11:3). Pero aún más grave, Cornelio necesita el perdón que se encuentra solo en el nombre de Jesús (10:43). Este perdón él y sus amigos lo reciben por fe mientras Pedro predica y el Espíritu inunda sus corazones y llena sus bocas de alabanza (10:44-46). El tsunami de la gracia ha reventado el muro entre judíos y gentiles de una vez por todas. En poco tiempo, una vibrante Iglesia multiétnica está creciendo en la cosmopolita Antioquía de Siria (11:19-30). 

Mientras tanto, el objetivo de Saulo ha sido destruir la Iglesia (Hch 9:1-2). Pero Jesús tiene otros planes. Aunque lleva consigo órdenes de arresto para los cristianos, Saulo se encuentra a sí mismo arrestado mientras al acercarse a Damasco, derribado por la deslumbrante gloria del Señor a quien él persigue capturado por la gracia soberana para llevar el nombre de Jesús «en presencia de los gentiles, de los reyes y de los hijos de Israel» (9:15). En Hch 13-28 escuchamos a Saulo (Pablo) dirigirse a cada una de estas audiencias, llevando el evangelio desde la costa de Israel hasta la capital del César.

Desde Antioquía, el Espíritu Santo envía a Bernabé y Saulo a las costas al otro lado del mar (ver Is 42:449:1), comenzando con Chipre y el sur central de Asia Menor (Hch 13-14). Después del concilio apostólico que confirma de manera decisiva que Dios reúne a los gentiles por la fe en Jesús, no por la circuncisión en la carne (Hch 15), Pablo parte con un nuevo compañero, el profeta Silas. Como si fuera un pastor alemán celestial, el Espíritu de Jesús le impide la entrada a las provincias de Asia y Bitinia, guiándolos hacia el oeste hasta la costa del mar Egeo (16:6-8). En respuesta a una visión, cruzan el mar y entran en Macedonia, llevando el evangelio a Europa. 

A través de Pablo, que una vez fue el perseguidor violento  pero ahora es el defensor apasionado, la Palabra impacta a los judíos y a los gentiles piadosos, conocedores de las Escrituras y de la tradición de la sinagoga (Hch 13:13-49). La Palabra también brilla en la oscuridad de los politeístas supersticiosos (14:8-18) y de los intelectuales sofisticados (17:16-34). Jesús el Señor comparte Su papel de siervo con Sus siervos: «Te he puesto como luz para los gentiles, a fin de que lleves la salvación hasta los confines de la tierra» (13:47). 

Pablo finalmente llega a Roma en los confines de la tierra (desde la perspectiva  de Israel), aunque el evangelio ya ha echado raíces allí para cuando él llega (Hch 28:15; ver Rom 1:8) y ha impactado incluso la casa de César (Flp 4:22). Lucas cierra apropiadamente su relato con una afirmación paradójica de que Pablo, aunque encadenado «24/7» a guardias romanos, predica a Jesús y Su Reino sin estorbo (Hch 28:31). Aunque Pablo está encadenado, la Palabra de Dios no lo está (2 Tim 2:9). 

El heróico despliegue del evangelio a través del imperio más poderoso del mundo antiguo nos deja sin aliento. Nuestra predecible y ordinaria vida hace que esos emocionantes días de antaño parezcan casi míticos en su grandeza: la agonía de los azotes soportados con gozo «por Su nombre» (Hch 5:41) y el éxtasis de los corazones esclavizados puestos en libertad. Pero el Espíritu de Dios que movió a Lucas a escribir esta historia santa (¡no un mito!) no nos dio a Hechos para despertar la nostalgia por los «buenos viejos tiempos». La agenda del Reino de Dios todavía sigue avanzando. El Espíritu que empodera a los testigos de Jesús no es dado solo a los apóstoles que presenciaron Su resurrección, sino también a todos los que obedecen el llamado del evangelio de Dios (Hch 5:32). La Palabra que hizo crecer a los hombres sigue creciendo y con su luz los ojos cegados ven la gloria del Señor y los confines de la tierra son testigos de la salvación de nuestro Dios.

Publicado originalmente en Tabletalk Magazine
Dennis E. Johnson
Dennis E. Johnson

El Dr. Dennis E. Johnson es profesor emérito de teología práctica en el Westminster Seminary California. Es autor de varios libros, incluyendo Walking with Jesus through His Word [Caminando con Jesús a través de Su Palabra]..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s