//
estás leyendo...
Devocional, Familia, Iglesia Cristiana, Interés General, Matrimonio, Noviazgo, Padres, Todos los Artículos, Vida Cristiana

El Mismo Menú

Isha – Salmos

DÍA 134 – Salmo 97

Dosis: Rectitud

El Mismo Menú

“¡Ustedes, los que aman al Señor, odien el mal! Él protege la vida de sus justos y los rescata del poder de los perversos.” (Salmo 97:10) (NTV)

El matrimonio es un misterio. Dos personas se unen para formar una nueva unidad. Mi abuelita contaba que cuando salía con mi abuelo a un restaurante, sin ponerse de acuerdo, terminaban pidiendo lo mismo. Estaban tan conectados que adquirieron los mismos gustos a través de los años.

Del mismo modo, al ir conociendo a Dios vamos imitando sus gustos. Él no se amolda a nosotros, sino que quiere que nuestros deseos se alineen con los de Él. Esto hará que amemos lo que Dios ama y odiemos lo que Él odia. En este verso en particular leemos que Él odia la maldad. ¿Y nosotras? Pensemos en algunos ejemplos. ¿Nos incomoda cuando otros toman ventaja sobre los demás? ¿Arde nuestro corazón cuando alguien miente? ¿Queremos ser como aquellos que reciben riquezas aún cuando lo hacen de manera deshonesta? ¿Cuál es nuestro deseo en la vida: complacer a otros o al Señor? Si fuéramos a un restaurante con Dios (en sentido figurado), ¿pediríamos el mismo platillo que Él?

El salmo dice: “El SEÑOR ama a los que odian el mal; él protege la vida de sus fieles, y los libra de manos de los impíos. La luz se esparce sobre los justos, y la alegría sobre los rectos de corazón. Alégrense en el SEÑOR, ustedes los justos, y alaben su santo nombre.” ¡Qué hermoso saber que su luz nos alumbra para distinguir el bien del mal sobre todo en una época donde impera el relativismo moral!

Sin embargo a veces permitimos que ambos convivan con nosotras. Se cuenta de una mujer que vivía en la sierra. Siempre andaba tan ocupada que no se detenía a matar los alacranes que entraban a su casa. Varias veces le sugirieron que pusiera veneno o trampas, pero ella decía que tenía que aprender a convivir con la naturaleza. Entonces un día, un alacrán picó a su hijo y éste murió. Jamás se perdonó el haber sido tan descuidada.

Seamos precavidas. Muchas veces cuidamos a nuestros hijos de peligros físicos, pero dejamos que los escorpiones de las fuerzas espirituales aniden en nuestros hogares. Permitimos prácticas nocivas porque ahora todo se tilda de “normal.” No le advertimos lo suficiente acerca de las malas influencias y amistades Somos condescendientes en pro de la tolerancia aún con nosotras mismas. Si amamos a Dios, estaremos sintonizadas con él y pediremos el mismo menú que hará bien a nuestras vidas y a nuestras familias.

Oración: Señor, enséñame a amarte más, a discernir y odiar más lo malo. Muéstrame cómo proteger a mis hijos del peligro. Amén.

De Vergara, P. A., de Vera, A. D., & Harris, K. O. (2012). Isha-Salmos: Una dosis diaria de fe para ti. (P. A. de Vergara, Ed.) (Primera Edición, p. 150). Lima, Perú: Ediciones Verbo Vivo.

 

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Alimentemos El Alma Auido

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: