//
estás leyendo...
Devocional, Familia, Iglesia Cristiana, Interés General, Matrimonio, Noviazgo, Padres, Todos los Artículos, Vida Cristiana

Propósitos del corazón

Isha – Salmos

DÍA 137 – Salmo 101

Dosis: Integridad

Propósitos del corazón

“Quiero cantar al amor y a la justicia: quiero, SEÑOR, cantarte salmos. Quiero triunfar en el camino de perfección: ¿Cuándo me visitarás? Quiero conducirme en mi propia casa con integridad de corazón. No me pondré como meta nada en que haya perversidad.” (Salmo 101:1–3) (NTV)

En este salmo David menciona cualidades y principios que quiere que sean los rectores en su vida. Luego de haber sufrido las injusticias y los errores de Saúl, anhela ser un gobernante íntegro delante de los ojos de Dios. Por eso afirma: “Tendré cuidado de llevar una vida intachable, ¿cuándo vendrás a ayudarme? Viviré con integridad en mi propio hogar.”

Integridad significa ser completo. Implica ser igual en dondequiera que estemos. David declara que para ser una persona íntegra en la sociedad hay que empezar por casa. ¡Y qué difícil es ser íntegros en el hogar! Allí nos observan veinticuatro horas al día, siete días a la semana. Sin darnos cuenta muchas veces hacemos cosas que terminan siendo lo opuesto a la integridad como predicar sobre la paciencia, y gritarle a nuestros hijos por cualquier cosa, condenar la mentira, y pedir a otros en casa que digan que no estamos al recibir una llamada telefónica que no deseamos tomar.

David, el autor de este salmo, sabía la importancia de vivir en integridad, así que propone ideas prácticas de cómo lograrlo. En principio declara: “Las acciones de gente desleal las aborrezco; no tendrán nada que ver conmigo. Alejaré de mí toda intención perversa; no tendrá cabida en mí la maldad.” David nos recomienda empezar por nuestra mente, rechazar las ideas perversas. Nuestra mente es el lugar donde anidan los pensamientos, y éstos dictan nuestras acciones. Si estamos todo el día pensando en cosas que no valen la pena, no seremos íntegras.

David avanza en sus propósitos y determina ser íntegro también su propio corazón y defender la verdad y la justicia: “Al que en secreto calumnie a su prójimo, lo haré callar para siempre, al de ojos altivos y corazón soberbio no lo soportaré.” “Pondré mis ojos en los fieles de la tierra, para que habiten conmigo; sólo estarán a mi servicio los de conducta intachable. Jamás habitará bajo mi techo nadie que practique el engaño; jamás prevalecerá en mi presencia nadie que hable con falsedad.345 En pocas palabras, debemos cuidar también nuestras amistades. En ocasiones nos preocupan las amistades de nuestros hijos, ¿pero qué de las nuestras?

Finalmente, para ser íntegros David propone que no soportemos la presunción ni el orgullo. No podemos ser íntegros y presumir que lo somos. No importa dónde estemos: de vacaciones, en el trabajo, en la casa, en la iglesia, en la tienda, en una fiesta, seamos íntegras, es decir, completas. Que lo que digamos vaya de la mano con lo que hacemos y decimos, y todo dé gloria a Dios.

Oración: Señor, enséñame a ser una mujer íntegra ante tus ojos, los de mi familia y los demás. Amén.

De Vergara, P. A., de Vera, A. D., & Harris, K. O. (2012). Isha-Salmos: Una dosis diaria de fe para ti. (P. A. de Vergara, Ed.) (Primera Edición, p. 153). Lima, Perú: Ediciones Verbo Vivo.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Alimentemos El Alma Auido

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: